logo_medicina
Síguenos

Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo

Los perros de asistencia, aliados en la lucha contra el autismo

Las intervenciones realizadas por estos animales logran grandes beneficios a nivel psicológico, cognitivo y psicomotriz, ayudando a mejorar la comunicación, socialización, motivación y atención

Compartir
Los perros de asistencia, aliados en la lucha contra el autismo

Por Gema Puerto

31 de marzo de 2023

La afección neurológica del autismo afecta a más de 7 millones de personas en Europa y a más 450.000 en España. Como apunta la Organización Mundial de la Salud (OMS), uno de cada 160 niños en el mundo tiene un trastorno del espectro autista (TEA), lo que hace que unos 50.000 jóvenes en edad escolar padezcan este problema en el país.

Las personas con TEA generalmente tienen mayor dificultad a establecer relaciones sociales, desarrollar una comunicación funcional e integrar de manera adecuada los estímulos sensoriales. A pesar de que este trastorno del neurodesarrollo no tiene cura, se ha demostrado científicamente que las Intervenciones Asistidas con Animales (IAA) producen distintos beneficios para los niños con TEA, ya que les ayudan a mejorar el estado de ánimo, disminuir la ansiedad y, como explican desde la Cátedra Animales y Sociedad de la Universidad Rey Juan Carlos, mejorar su seguridad y autonomía, logrando que alcancen una mayor calidad de vida.

“Los perros de intervención prestan ayuda a las personas que sufren el trastorno del espectro autista. Mediante la terapia se trabaja para lograr una estimulación cognitiva, física y comunicativa, afianzar aprendizajes, trabajando la autonomía personal y consiguiendo una mejora en las relaciones interpersonales”, explica Nuria Máximo, directora de la Cátedra Animales y Sociedad de la URJC.

Las intervenciones con perros trabajan cuestiones como el contacto visual, las habilidades de comunicación verbal y no verbal, la socialización en cuanto a  la comprensión de emociones sobre la interacción, el respeto de las normas, la memoria, la atención, las habilidades de motricidad fina y gruesa, la estimulación sensorial, la reducción de conductas disruptivas o cómo tolerar tiempos de espera y momentos de transición. 

Aunque no hay una edad específica para comenzar con estas terapias, es recomendable iniciarlas a edades más tempranas, ya que las mejorías en el desarrollo serán aún más notables debido al vínculo que se genera con los animales. También pueden ayudar a mejorar los procesos educativos.

Los perros de asistencia sirven como un agente motivador que ayuda a que estos menores se integren mejor en la sociedad y reduzcan la frecuencia de ciertas crisis sensoriales o por frustración, convirtiéndose en un apoyo para la gestión emocional y la autorregulación, o las conductas de fuga, ya que, cuando existe, el perro la bloquea al sentarse o tumbarse, impidiendo que exista riesgo de escape por parte del menor que sufre TEA.

Esta disminución en las conductas de fuga deja entrever el papel tan primordial que tienen estos animales con respecto este tema, ya que hasta el 50% de los niños que poseen un trastorno del espectro autista intentan escaparse de forma habitual. 

Por último, estos animales facilitan que los menores con TEA puedan realizar actividades cotidianas o de ocio como ir al cine, hacer la compra o dar paseos más fluidos y relajados, a la vez que contribuyen a mejorar los patrones de sueño, así como a reducir las estereotipias que se dan como los movimientos, posturas, repeticiones de sílabas o palabras o balanceos. 

 

 

 



Te puede interesar
reto-viral-dejar-inconsciente-knockout-challenge
“Knockout Challenge”, el peligroso reto en redes que consiste en dejar inconsciente a otra persona
fonendo-medicos-enfermos
Más enfermos que médicos
idis-normalizar-actividad-sns
La Fundación IDIS apuesta por normalizar la actividad de la sanidad privada en el SNS