logo_medicina
Síguenos

Espasmos faciales: causas y cómo tratarlos

El espasmo facial es un trastorno del sistema nervioso por el cual los músculos de un lado de la cara se contraen sin control

Compartir
Espasmos faciales: causas y cómo tratarlos
Quirón Salud

Por Gema Puerto

11 de octubre de 2023

¿A quién no le ha pasado alguna vez que, sin razón aparente, empiece a temblarle el párpado o alguna otra zona de la cara? Es lo que se conoce comúnmente como tics, es decir, trastornos motores en los que se altera el control del movimiento que el cerebro ejerce sobre la cara. Estos tics dependen del sistema nervioso central, pero no son la consecuencia de una alteración en los nervios o músculos en sí mismos. 

Una cuestión muy diferente es lo que en medicina se conoce como espasmos y sincinesias, fenómenos motores relacionados con alteraciones en el funcionamiento del sistema músculo-nervio, que pueden ser estudiados mediante un EMG (procedimiento de diagnóstico que se utiliza para evaluar la salud de los músculos y las células nerviosas que los controlan). En este caso, se trata de fenómenos que suponen un aumento de la excitabilidad del sistema nervio-músculo en un territorio concreto y, aunque es una afección benigna y común entre la población, para muchos puede ser molesta. 

Quien sufre espasmos faciales está permanentemente en estado de alerta ante los incómodos movimientos involuntarios de sus párpados, mejillas o boca. Si en un principio los espasmos suelen ser intermitentes, por lo general, con el paso de los años, pueden ser más constantes.

Qué lo provoca

Las causas de estos movimientos involuntarios de la cara se deben a varias razones: vasos sanguíneos que tocan o rozan un nervio facial, lesiones de los nervios faciales o, incluso, tumores, aunque en ocasiones se desconocen las causas.

Según el doctor José Luis Fernández Plaza, neurofisiólogo del Hospital Quirónsalud Sur, en Alcorcón, Madrid, existen varios tipos de espasmos faciales. Por un lado, el blefarosespasmo, una contracción involuntaria y visible del músculo del párpado que suele presentarse en un ojo determinado. A veces se relaciona con algún problema de irritación mantenida en el párpado o la córnea, que estimula el proceso. “Al realizar un EMG, vemos que se suele asociar a lo que llamamos una actividad motora continua, que es una falta de relajación del músculo de base. Se trata de continuas descargas motoras a una frecuencia determinada, habitualmente menos de 50 Hz. Esa actividad no es sentida por el paciente, al contrario que las contracciones visibles involuntarias, que es lo que llamamos blefaroespasmo propiamente”.

El espasmo hemifacial es otro tipo de espasmo facial, concretamente una contracción involuntaria y visible de la mitad de la cara. En este caso, el origen sí está más claro y suele tener relación con un episodio previo de parálisis facial. Al contrario que la mayoría de las parálisis faciales típicas, que tienen una evolución excelente, en estos casos se presenta esta complicación. Además, al realizar un EMG, también se observa una actividad motora continua, pero ahora en los distintos músculos de la cara en el lado afectado.

En ocasiones, el espasmo hemifacial se asocia a las sincinesias faciales, una contracción no buscada de una parte de la cara cuando hacemos un movimiento en otra parte de forma voluntaria. Por ejemplo, se puede producir una desviación de la comisura de la boca cuando se cierra el ojo. El soporte de este proceso es o bien un crecimiento anómalo de alguna rama nerviosa o más frecuentemente un aumento de la excitabilidad de estas ramas, que no deberían activarse, pero lo hacen, tras el proceso de recuperación anómalo de una parálisis facial previa. En este caso, la EMG permite valorar la hiperexcitabilidad de base, mediante el estudio del reflejo de parpadeo, al constatarse que éste también desencadena una respuesta refleja en el músculo de la boca, cuando no debería ser así.

Afortunadamente, una vez identificados y diagnosticados, pueden ser controlados, si el especialista lo considera conveniente, mediante la aplicación local de toxina botulínica, una sustancia que bloquea la unión neuromuscular en la zona donde se aplica.

 

 



Te puede interesar
farmaco-colesterol-cancer-colorrectal
Fármacos que reducen el colesterol para tratar el cáncer colorrectal
mujeres-avanzan-equidad
Las mujeres avanzan hacia la equidad, también en puestos de dirección sanitaria
que-supone-el-plan-de-ahorro-energetico-a-nivel-sanitario
¿Qué supone el plan de ahorro energético a nivel sanitario?