logo_medicina
Síguenos

El vaper, la nueva puerta de entrada al tabaquismo en jóvenes

Este dispositivo contiene la nicotina equivalente a un paquete de 20 cigarrillos normales

Compartir
El vaper, la nueva puerta de entrada al tabaquismo en jóvenes

Por Lucía de Mingo

3 de noviembre de 2022

El vapeo es la nueva vía de inicio del tabaquismo entre los adolescentes españoles. ¿El motivo? Su aceptación social y fácil acceso. En bazares, tiendas de alimentación, quioscos, discotecas y hasta en ferias, al lado de los chicles o el algodón de azúcar. Los vapers se venden de forma indiscriminada y sin ningún tipo de regulación. Sin embargo, no hay que perder de vista que contienen ni más ni menos que la nicotina equivalente a un paquete de 20 cigarrillos normales. Además, los dispositivos que no tienen nicotina también normalizan el acto de fumar y son una puerta de entrada al tabaquismo. 

“Cuando vi el vaper sobre la mesa del escritorio de mi hijo no me lo podía creer, ¿cómo es posible que un niño de apenas 12 años pueda comprarlo?”. Este es el testimonio desesperado de María Ruiz, madre de Jorge, un niño de 12 años que lleva “fumando”, usando vapers, desde este verano. El joven le confesó a su madre que el dispositivo fue introducido en el grupo de sus amigos a través de uno de ellos. Ahora, los seis niños son vapeadores y, lo que es aún peor, no son conscientes de las consecuencias que tiene sobre su salud. 

En la década de los 2000 fue la cachimba, ahora los vapers o cigarrillos electrónicos. Su sabor, que recuerda al de las gominolas; su llamativo color, su asequible precio y su cómodo y discreto diseño lo han convertido en el indispensable en cualquier acto social.  Cada vez llena los bolsillos y bolsos de más jóvenes españoles que desconocen los peligros que esconde para su salud.  

Inicio al tabaquismo

Actualmente, la edad de inicio del tabaquismo se sitúa en torno a los 13 años en España y su prevalencia entre los fumadores adolescentes es de casi el 30%, según informa la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR). El doctor Carlos Rábade, neumólogo y coordinador del Área de Tabaquismo de la sociedad, señala que “el tabaco sigue siendo la principal droga consumida en los jóvenes”. 

Desde la asociación No fumadores, su presidenta, Raquel Fernández, apunta que “la industria sabe perfectamente que, si no consigue que una persona fume o empiece a tontear con la nicotina y el tabaco antes de los 18, lo más probable es que no fume nunca. Lo que quieren es atrapar a las nuevas generaciones para que les sirva de reemplazo de aquellos que bien dejan de fumar o se mueren por consumir tabaco”. 

Desde SEPAR advierten de que el vapeo es la principal vía de inicio del tabaquismo entre los adolescentes, por su aceptación social y fácil acceso. Por ello, hacen hincapié en que urge intervenir en el ámbito educativo con actividades y programas de prevención entre los niños de educación primaria. “Los nuevos vapers que introducen sabores, además de ser productos no inocuos normalizan la conducta de fumar, independientemente de que tengan nicotina o no. Son un método para la introducción progresiva de nicotina en adolescentes para hacer que se conviertan en poco tiempo en adictos al tabaco”, relata el doctor Rábade. 

A pesar de que la industria tabacalera ha usado el término de vaper para bautizar este dispositivo, el nombre no es algo casual. El objetivo no es otro que la mente asocie este término al vapor de agua, cuando estos dispositivos expulsan aerosoles con sustancias químicas que son perjudiciales para la salud. “Si lo comparas con el cigarrillo tradicional, la diferencia entre ambos es como tirarte de un piso 20 y de un piso 15, te vas a matar igual”, relata Fernández. 

Además, el humo de los cigarrillos electrónicos, con o sin nicotina, presenta otras sustancias tóxicas que se asocian a múltiples patologías, entre ellas las cardiorrespiratorias. Formaldehído, propilenglicol, metales pesados y aromatizantes son algunos de los componentes del cigarrillo electrónico que han demostrado estar asociados a múltiples enfermedades. 

“Los dispositivos sin nicotina normalizan la conducta de fumar en adolescentes”, señala el doctor. Son una forma de que el adolescente, que conoce las consecuencias negativas del tabaco, se introduzca en él a través de dos mensajes: por un lado, la falsa inocuidad, es decir, la incapacidad para hacer daño, y, por otro, el disfrute que genera en el adolescente.  “No son una alternativa al tabaquismo, son una forma de introducirse en él”, advierte. 

Hábitos entre los adolescentes

El estudio “Nuevas formas de inicio al tabaquismo en adolescentes”, firmado por el neumólogo Álvaro de Astorza y la enfermera Marisa Escobar, ambos del Hospital de Can Misses (Ibiza), arroja luz sobre los hábitos ligados al consumo de tabaco en la población joven de nuestro país.

De los 344 adolescentes de entre 12 y 18 años, el 86,6% contestaron que nunca habían fumado; el 6,1% que fumaban, pero que lo habían dejado; el 4% que eran fumadores activos y un 3,1% que se consideraban vapeadores. Al ser preguntados por el tipo de producto que fumaban, el 10,4% dijeron que habían probado alguna vez el cigarrillo electrónico, por detrás se situaron los porros, el cigarrillo convencional y la cachimba, respectivamente.

“Nos resulta llamativo que el vapeador sea el producto más consumido, lo que puede deberse al fácil acceso a los cigarrillos electrónicos que tienen los adolescentes, por escapar a las políticas de control de la venta de cigarrillos convencionales, unido a una gran aceptación social y al hecho de resultar más atractivo por su formato electrónico”, exponen los autores.

De los alumnos que han fumado, la mitad se inició con el cigarrillo convencional y un 30,7% con el vapeador, el resto con cachimbas o porros. “De esto se deduce que, aunque el cigarrillo convencional sigue siendo una de las principales puertas de entrada al inicio del consumo, cada vez es más importante el porcentaje de los que se inician con el vapeador”, destacan.

A nivel mundial, según la séptima edición del Atlas del Tabaco de la American Cancer Society, lanzado el 18 de mayo de 2022, el consumo de tabaco entre los jóvenes ha aumentado en 63 de los 135 países encuestados. Más de 50 millones de jóvenes de 13 a 15 años fuman cigarrillos o usan productos de tabaco sin humo. El dato español es alarmante: más de 75.000 niños de 10 a 14 años fuman a diario.

“Los líderes mundiales deben acelerar los esfuerzos de control del tabaco para proteger la salud de nuestra generación más joven”, señala la doctora Kelly Henning, directora del programa de Salud Pública de Bloomberg Philanthropies. “El consumo de tabaco es un factor de riesgo importante para las principales causas de muerte en el mundo, como el cáncer, las enfermedades cardíacas, las enfermedades pulmonares y la diabetes. Cuanto más rápido los países puedan regular el tabaco y evitar que los jóvenes comiencen, más vidas se pueden salvar”.



Te puede interesar
tomas-cobo-(omc):-"el-50por-ciento-de-los-medicos-tiene-un-contrato-precario"-1666613374270
"El 50% de los médicos tiene un contrato precario"
la-mitad-de-las-mujeres-tiene-mamas-densas-1665392450247
La mitad de las mujeres tiene mamas densas
la-meningitis-se-reduce-un-30por-ciento-gracias-a-las-medidas-de-proteccion-de-la-covid-1650631442871
La meningitis se reduce un 30% gracias a las medidas de protección de la Covid