logo_medicina
Síguenos

Día Mundial de la Dermatitis Atópica

La dermatitis atópica ha aumentado entre dos y tres veces en los últimos treinta años

Esta enfermedad afecta a 230 millones de personas a nivel mundial y, en España, a entre un 5% y un 20% de la población

Compartir
La dermatitis atópica ha aumentado entre dos y tres veces en los últimos treinta años
freepik

Por Gema Puerto

14 de septiembre de 2023

El emperador Cayo Julio César Octaviano sufría picores constantes en la piel y manchas, lo mismo que el escritor Oscar Wilde, que padecía una erupción intermitente, con la presencia de unas máculas eritematosas en la cara, en los hombros y en el tercio superior del tronco. Se cree que ambos padecían dermatitis atópica, un trastorno cutáneo crónico que consiste en erupciones pruriginosas y descamativas de la piel.

“La dermatitis atópica es una de las enfermedades inflamatorias crónicas de la piel más comunes, que afecta a personas de todas las edades y géneros en todo el mundo. Suele manifestarse con la aparición de eccema en la piel y prurito, normalmente mediante brotes”, señala el doctor Pablo de la Cueva, jefe del Servicio de Dermatología del Hospital Infanta Leonor. Además, añade el doctor, “es una enfermedad que influye en otros muchos aspectos de la vida de los pacientes, ya que está muy relacionada con la aparición de perturbaciones del sueño, problemas de autoestima o episodios de estrés”.

Origen y causas

Influyen mucho los componentes hereditarios y genéticos en su diagnóstico. Los que la sufren, tienen una piel pobre en lípidos, que son los que garantizan la función barrera de la piel. El picor intermitente es uno de sus síntomas y, aunque rascarse es un alivio temporal, altera la barrera cutánea, facilitando la penetración de agentes irritantes y haciendo que vuelva el picor en forma de círculo vicioso.

Se estima que este trastorno cutáneo crónico ha aumentado entre dos y tres veces en los países industrializados durante las últimas tres décadas, afectando a unos 230 millones de personas en todo el mundo. Los especialistas creen que detrás de este incremento está el nuevo estilo de vida de la población y su exposición a factores ambientales como la contaminación.

En nuestro país, esta afección afecta a entre el 5% y el 20% de la población, siendo una de las diez principales causas de consulta dermatológica. Es especialmente frecuente en niños y adolescentes, donde la prevalencia puede alcanzar hasta el 20%. Además, el 60% de los pacientes inician la enfermedad en el transcurso del primer año de vida y hasta el 85% en los primeros 5 años.

Una enfermedad con profundas repercusiones

La dermatitis atópica cursa en brotes como consecuencia de reacciones de hipersensibilidad a antígenos variados y puede variar en su forma de presentación según la edad. Conocida también como "eczema atópico", su impacto en la calidad de vida es significativo. En el caso de los más jóvenes, la doctora Ana Martín, jefa del Servicio de Dermatología del Hospital Universitario Son Espases, de Palma de Mallorca, subraya que “las lesiones visibles que produce esta enfermedad en el cuerpo provocan que los niños con dermatitis atópica sufran bullying, tengan más problemas para relacionarse y padezcan ansiedad o depresión”.

De acuerdo con los resultados de la encuesta realizada el pasado año por la Asociación de Afectados por la Dermatitis Atópica (AADA) a más de 300 pacientes residentes en España y en países de Sudamérica, el 86% de los participantes manifestó que la enfermedad había sido causa de una pérdida de productividad laboral y una reducción del rendimiento escolar. 

Falsos mitos 

El doctor Pablo de la Cueva explica que “existen muchos mitos en torno a esta enfermedad, y muy poco conocimiento sobre cómo afecta a los pacientes”. Para abordar sus falsas creencias, el laboratorio Pfizer ha realizado una encuesta en la Comunidad de Madrid sobre la enfermedad y los falsos mitos que la rodean.

De la encuesta se desprende que más de un 50% de los madrileños cree que la dermatitis atópica se puede curar con cremas, cuando la realidad es que es una enfermedad tratable pero no curable y un 64% no considera que se trate de una enfermedad grave, cuando las formas de moderada a grave de la enfermedad representan alrededor del 10-20% del total de pacientes con dermatitis atópica. 

Este estudio evidencia que existe desconocimiento respecto al impacto que tiene la dermatitis atópica en los pacientes. Madrid es una de las regiones donde más se reconoce que los factores psicológicos pueden afectar a la dermatitis atópica, pero más de la mitad de la población la relaciona con la alergia, y más de un 30% con el acné.  Y todavía hay casi un 10% de la población que cree que puede tratarse de una enfermedad contagiosa. 

Las implicaciones económicas son igualmente significativas. Los costes asociados con la enfermedad, que incluyen tanto gastos médicos directos como costes indirectos relacionados con la pérdida de productividad, son notables. Una investigación estadounidense estimó que el coste anual en 2015 había superado los 5.000 millones de dólares, cifra que probablemente subestime el verdadero impacto económico de la enfermedad.

 

 

 



Te puede interesar
directivos-recursos-humanos-aumento-absentismo-laboral-autobajas
Los directivos de recursos humanos temen un aumento del absentismo laboral si se implantan las ‘autobajas’
ninos-burbuja-terapia-genica
Una nueva terapia génica cura a 10 “niños burbuja”
nuevo-tratamiento-cancer-sangre
Disponible en España un nuevo tratamiento contra dos tipos de cáncer de sangre