logo_medicina
Síguenos

Depresión: un problema real que va más allá de la “tristeza” del Blue Monday

Los expertos advierten de la banalización de esta enfermedad y destacan la importancia del diagnóstico

Compartir
Depresión: un problema real que va más allá de la “tristeza” del Blue Monday
Freepik

Por Juan García

15 de enero de 2024

Considerar el Blue Monday como “el día más triste del año” carece de respaldo científico. Esta teoría infundada ha sido refutada en numerosas ocasiones, incluso por su propio autor, que arguye que diversos factores como la frustración de los propósitos de año nuevo, el endeudamiento tras las fiestas o la vuelta a la rutina laboral serían los causantes de identificar el tercer lunes de enero como el día más triste del año. Esta teoría fue formulada por primera vez por el psicólogo Cliff Arnall, quien más tarde se desmarcó de esta postura. Esto no impidió que la empresa Sky Travel popularizara el término del Blue Monday a través de una campaña de marketing que promocionaba sus servicios de viajes como la “solución” frente a esta tristeza. 

A propósito de este sentimiento y la desafortunada traducción al español que se da en ocasiones de este día como el “lunes deprimente”, es conveniente subrayar la necesidad de no confundir lo que es un sentimiento habitual en las personas, la tristeza, con una enfermedad de graves consecuencias como es la depresión, enfermedad que además está estrechamente vinculada al suicidio. La magnificación de la tristeza que se da en numerosas ocasiones a través de expresiones como “estoy depre” o “vaya depresión”, conduce a una banalización de esta enfermedad que afecta a un 5% de los adultos a nivel mundial según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Una enfermedad infradiagnosticada

La realidad que hay tras este trastorno psicológico es lo suficientemente grave como para que los expertos adviertan de la importancia de la concienciación para no menospreciar su impacto y la necesidad de aumentar el nivel de diagnóstico. “La depresión es uno de los grandes males de nuestro siglo y, si no se remedia, se convertirá a corto plazo en uno de los principales problemas de incapacidad laboral”, afirma Pedro Gargantilla, director médico de Medicina Responsable. 

“En estos momentos, tal y como vienen avisando desde las sociedades científicas, es una enfermedad no solo infradiagnosticada, sino también infratratada, especialmente en el grupo de las personas mayores, ya que la sintomatología se suele achacar aspectos relacionados con la edad”, añade el doctor. Entre estos estudios se encuentra uno elaborado en 2020 por el Instituto Universitario para la Investigación  en Atención Primaria de Salud Jordi Gol (IDIAPJGol), que constató unas tasas de diagnóstico en Atención Primaria por debajo de las esperables en España. Las estimaciones de la OMS apuntan a unos niveles superiores de esta enfermedad entre las personas mayores, que se dan en un 5,7% de los adultos mayores de 60 años. También señalan que, a pesar de la existencia de tratamientos “conocidos y eficaces contra los trastornos mentales”, en torno a un 75% de los pacientes no recibe tratamiento alguno en los países con un nivel medio de ingresos bajo o mediano. 

Cómo distinguir la tristeza de la depresión

“Es importante saber que la tristeza es un sentimiento normal que forma parte de las emociones del ser humano. Hay ocasiones en las que una persona puede estar triste y no por ello está deprimida” señala la doctora Isabel Morales, psiquiatra en el Centro Creciendo, Madrid. La psiquiatra explica que es importante saber gestionar los momentos de la vida en los que aparece la tristeza y diferenciar cuando este desánimo se manifiesta de forma continuada y prolongada en el tiempo o con especial intensidad. El punto crítico para identificar la depresión, señala la doctora, se sitúa cuando “empieza a interferir en distintos ámbitos de la vida, en lo personal, laboral, y social, lo que produce un intenso sufrimiento y frustración en la persona y en su entorno”.

En este sentido, define la depresión como “una enfermedad que afecta al estado del ánimo con una serie de características presentes en la mayoría de los pacientes y otros síntomas que varían de unas personas a otras. El principal es una alteración del estado de ánimo que puede ser tristeza, pero también mayor irritabilidad”. La visión pesimista que experimentan muchos pacientes o los “pensamientos exagerados de culpa” son otros de los rasgos que caracterizan este trastorno que conduce en ocasiones a la aparición de pensamientos suicidas.

Diagnóstico y tratamiento

La recomendación cuando se detectan síntomas de un cuadro depresivo es acudir directamente a un profesional. “Los profesionales de la salud mental (psiquiatras, psicólogos, enfermeros y demás) trabajamos de forma complementaria para poder ayudar a nuestros pacientes. Ante cualquier duda es importante acudir a un profesional para que sea valorado y derivado al especialista correspondiente”, señala la psiquiatra Morales. A partir de ese momento, se establece un plan terapéutico individualizado que puede requerir de tratamiento farmacológico bajo prescripción médica, o un proceso de trabajo psicoterapéutico con un psicólogo.

Ante la detección de estos síntomas en personas de nuestro entorno, la clave consiste en mostrarse “receptivo y abierto sobre los sentimientos expresados por los demás, sin minimizar ni restar importancia a los sentimientos que puedan presentar”. Preguntar abiertamente sobre ello, permite a las personas que puedan estar deprimidos a verbalizar esos sentimientos” apunta la psiquiatra. En el caso de la aparición de pensamientos suicidas, la doctora afirma que el hecho de “preguntar sobre la presencia de pensamientos suicidas disminuye el riesgo de cometer el acto, ya que hablar de ello aliviará la tensión”. 

El aumento de los problemas de salud mental detectado tras la pandemia ha dejado como lección la importancia de concienciar adecuadamente sobre los diversos trastornos que existen, algo que hoy en día sigue requiriendo de un esfuerzo a nivel social en patologías como la depresión.

 



Te puede interesar
entrevista-abbvie-mejorar-vida-personas