logo_medicina
Síguenos

La apnea obstructiva del sueño multiplica por tres el riesgo de ictus y aumenta un 85% el riesgo de deterioro cognitivo

Distintos investigadores así lo han manifestado en la XXXI Reunión Anual de la Sociedad Española del Sueño (SES), que tiene lugar el Toledo

Compartir
La apnea obstructiva del sueño multiplica por tres el riesgo de ictus y aumenta un 85% el riesgo de deterioro cognitivo
Freepik

Por Gema Puerto

15 de septiembre de 2023

Si hace unos días informábamos en Medicina Responsable sobre el riesgo de los pacientes con apnea obstructiva del sueño (AOS) de padecer un melanoma cutáneo agresivo, por presentar mayores niveles de la proteína PSPC1, ahora los científicos han descubierto que, quienes sufren este trastorno tienen mayores probabilidades de sufrir ictus y deterioro cognitivo.

La apnea obstructiva del sueño hace que las personas dejen de respirar mientras duermen durante varios segundos y provoca, por un lado, fragmentación del sueño y, por otro, hipoxia, es decir, la disminución del oxígeno disponible para las células.

Estos dos factores, ha señalado el doctor Adriano Targa, investigador del Centro de Investigación Biomédica en Red CIBER, están asociados a un aumento de procesos inflamatorios y oxidativos, lo que puede alterar la conectividad entre las neuronas y también generar la muerte neuronal. “De hecho, los estudios demuestran que ya se observan cambios estructurales en el cerebro de niños y adolescentes con la apnea del sueño”. 

Durante su participación en la mesa redonda “Repercusión cerebral de la AOS”, celebrada en el marco del XXXI Congreso de la Sociedad Española de Sueño (SES), que ha reunido estos días en Toledo a más de 300 expertos en medicina del sueño, el doctor ha explicado que la AOS tiene una relación bidireccional con la enfermedad de Alzhéimer. “Por un lado, se asocia a un mayor riesgo de desarrollar Alzheimer; y, por otro, su prevalencia es mayor entre los pacientes con la enfermedad que entre la población general. “Los datos indican un riesgo aumentado de hasta el 85% de desarrollar deterioro cognitivo leve (DCL)/enfermedad de Alzheimer entre los individuos con apnea del sueño”, ha reflexionado Targa. Aunque faltan estudios para que se puedan generar respuestas conclusivas en materia de prevención, considerando la evidencia de un mayor riesgo de incidencia de la enfermedad de Alzheimer asociado a la apnea del sueño, “es lógico esperar que el tratamiento de la AOS pudiera ayudar en la prevención de la enfermedad de Alzheimer”.

En ese sentido, el investigador ha destacado que son más habituales los estudios evaluando el efecto del tratamiento de la apnea del sueño en pacientes ya diagnosticados con la enfermedad de Alzheimer: “Aunque los estudios no hayan demostrado un efecto de la apnea del sueño en el empeoramiento del deterioro cognitivo en pacientes ya diagnosticados con la enfermedad de Alzheimer, el tratamiento de la apnea del sueño con la máquina que usa presión de aire leve para mantener las vías respiratorias abiertas al dormir, CPAP, sí ha demostrado un efecto positivo en la mejora de la cognición en estos pacientes”.

La apnea también multiplica hasta por tres el riesgo de ictus 

La apnea obstructiva del sueño no solo se relaciona con un mayor riesgo de desarrollar Alzhéimer, sino también con unas mayores probabilidades de sufrir un infarto cerebral. Así lo ha expresado la doctora Mercè Mayos, jefa clínica de la Unidad del Sueño y de Función Pulmonar del Hospital de la Santa Creu y Sant Pau de Barcelona y miembro de la Sociedad Española de Sueño, que ha destacado la asociación entre AOS e ictus como “muy frecuente”. De hecho, según los resultados de un reciente metaanálisis sobre 7.096 pacientes incluidos en 89 estudios, la prevalencia de AOS moderada en pacientes con ictus fue del 71% y la de AOS grave del 30%.

“Es difícil establecer si la AOS ya estaba presente previamente y, por tanto, actúa como factor predisponente o, por el contrario, la AOS es una consecuencia del propio accidente cerebrovascular. No obstante, diferentes estudios de base epidemiológica muestran que la apnea del sueño eleva entre dos y tres veces el riesgo de tener un ictus, especialmente en pacientes jóvenes y de mediana edad”, ha subrayado Mayos.

La doctora ha participado en un estudio publicado recientemente en la revista científica Sleep en el que, mediante una nueva técnica de espectografía, se han analizado las alteraciones hemodinámicas cerebrales que se producen durante los episodios de apnea. “Hemos observado que los episodios de apnea e hipopnea provocan periodos de hipo e hiper perfusión que se acompañan, además, de cambios en la saturación arterial de oxígeno a nivel de la microcirculación cerebral. Esto es importante, porque la hipoxia intermitente y la hipoperfusión cíclica pueden favorecer el desarrollo de lesión vascular cerebral”, ha explicado la doctora, que no ha dudado en destacar la importancia del abordaje de la AOS como herramienta de prevención del ictus. “Estudios observacionales han encontrado una reducción de las tasas de recurrencia y mortalidad de enfermedad cerebrovascular en pacientes con AOS asociada y que reciben y se adhieren a tratamiento con CPAP. Un reciente metaanálisis, de hecho, ha demostrado una disminución de nuevos episodios de enfermedad cerebrovascular en aquellos pacientes con AOS que utilizaron la CPAP durante más de cuatro horas de media durante la noche”. 

 

  

 



Te puede interesar
salud-mental-y-sexual-1663931519620
Educación mental y sexual
investigadores-espanoles-descifran-mecanismo-proteina-maf-metastasis-cancer-mama
Descifran el mecanismo por el cual la proteína MAF favorece la metástasis del cáncer de mama
destruyen-43-mil-empleos-sanitarios-septiembre-octubre
Se destruyen 43.000 empleos sanitarios entre septiembre y octubre