logo_medicina
Síguenos

Descubren por qué la Covid-19 daña el corazón y otros órganos a largo plazo

Investigadores estadounidenses descubrieron que la infección por SARS-CoV-2 afecta a las mitocondrias, las productoras de energía, lo que genera la disfunción de varios órganos

Compartir
Descubren por qué la Covid-19 daña el corazón y otros órganos a largo plazo
Unsplash

Por Andrea Rivero

10 de agosto de 2023

Los efectos a largo plazo de la Covid-19 son uno de los puntos calientes de la investigación científica actual. La pandemia cogió al mundo entero por sorpresa y el virus del SARS-CoV-2 se convirtió en objeto de estudio para frenar, cuanto antes, el caos que había originado. Tras las vacunas y el control de la enfermedad, ahora los científicos se centran en analizar qué efectos tiene a largo plazo en diferentes partes del cuerpo. Según un estudio publicado en la revista Science Traslational Medicine,  el virus puede afectar negativamente a las mitocondrias, las encargadas de producir energía, lo que lleva a la disfunción de múltiples órganos a largo plazo, particularmente del corazón y, en menor medida, del hígado y los riñones. 

El equipo de investigadores del Children’s Hospital of Philadelphia (CHOP), de Estados Unidos, y del Covid-19 International Research Team (COV-IRT), ha analizado la expresión génica mitocondrial para identificar los cambios causados por el virus de la Covid. Estudios anteriores ya habían demostrado que las proteínas del SARS-CoV-2 se pueden unir a las proteínas mitocondriales, pero ahora había que descubrir qué ocasionaba esto. 

Las mitocondrias son “subcélulas” que generan la mayor parte de la energía química necesaria para activar las reacciones bioquímicas de las células y que pueden hacer su trabajo, por lo que una disfunción mitocondrial puede generar diversos problemas, desde musculares hasta fallos en los órganos. Los investigadores estudiaron varios tejidos nasofaríngeos y de autopsia de pacientes afectados por la Covid, además de modelos animales, lo que les permitió observar cómo se vio afectada la expresión génica mitocondrial al principio y al final de la infección por SARS-CoV-2 en humanos y, a través de los modelos animales, comprobaron cómo evolucionaban las diferencias en la expresión génica a largo plazo. 

Tras este análisis comprobaron que la infección inicial involucra a los pulmones, pero, con el paso del tiempo, la función mitocondrial en los pulmones se recupera, mientras que, en otros órganos, como el hígado, los riñones, los ganglios linfáticos y, especialmente, el corazón, esta función permanece dañada. Gracias a ello, , también encontraron un potencial objetivo terapéutico ubicado en el microARN2392, que demostró regular la función mitocondrial en las muestras de tejido humano, lo que podría convertirse en una opción de tratamiento extra para los pacientes con riesgo de sufrir complicaciones graves. 



Te puede interesar
la-migrana-el-fantasma-que-no-cesa
La migraña, el fantasma que no cesa
aspe-solicita-que-el-sector-privado-tenga-voz-en-la-nueva-agencia-estatal-de-salud-publica-1664271384218
ASPE solicita que el sector privado tenga voz en la nueva Agencia Estatal de Salud Pública
crean-tatuajes-que-ayudan-a-controlar-la-diabetes
Crean tatuajes que ayudan a controlar la diabetes