logo_medicina
Síguenos

El puto silencio

Compartir
El puto silencio

Por Peter BABEL

25 de abril de 2023

El Hospital Vall d’Hebron, antes Hospital Valle de Hebrón, nació como “Residencia Sanitaria Francisco Franco”, y el propio dictador se trasladó a Barcelona para inaugurar -en mitad del decenio de los cincuenta del pasado siglo- el hospital más caro y más moderno que, hasta entonces, había construido la Dictadura en España.

Últimamente, tenemos asociado al hospital universitario con noticias satisfactorias, relacionados tanto con la investigación como con técnicas quirúrgicas novedosas, pioneras, que abren nuevos caminos y nuevas posibilidades para poder luchar contra las enfermedades, lo que es una referencia de la calidad de sus profesionales. 

Pero la noticia más reciente del hospital Valle de Hebrón está relacionada con una insólita persecución sobre una de sus enfermeras, promovida desde la Generalitat, e insólita en la Unión Europea, porque, hasta ahora, ningún alto cargo del ministerio de Sanidad o de regiones autónomas de ningún país miembro de la UE, había denunciado una presunta falta de una enfermera, por cierto, no relacionada estrictamente con su actividad profesional diaria. La enfermera, en uso de su libertad individual, criticó por Internet que debía aprender catalán para continuar trabajando en el hospital, y denominó a la prueba “el puto C-1”, en esa forma de expresarse, que no es muy diplomática, pero que se ha generalizado tanto en la calle, como en las series de televisión que reflejan el lenguaje popular.

El acoso, la extorsión emocional, los expedientes abiertos y su información constante en los medios, como si estuviéramos ante un peligroso criminal, han sido desorbitantes y han provocado la depresión de la trabajadora y, por fin, el reconocimiento de su enfermedad, debido a la desproporcionada y apabullante persecución pública.

Y en todo este proceso, que ha durado muchos días, no se ha escuchado a nadie en su defensa, ni una voz sindical, ni un leve apoyo de algún compañero, ni una alarma de algún médico o de alguna autoridad del hospital. Nada. El más cobarde y estruendoso silencio, el puto silencio, podríamos decir, el mismo puto silencio que reinaba en el Hospital Valle de Hebrón, cuando se llamaba Residencia Sanitaria Francisco Franco. Hemos cambiado el nombre del hospital, pero no ha cambiado el puto silencio en la nueva dictadura.



Te puede interesar
preguntas-mir-sheila
Preguntas más frecuentes de los MIR Vol. 2
la-gripe-estacional-bajo-la-lupa-de-la-consejeria-de-sanidad-madrilena
Cuarta dosis de la Covid y la vacuna de la gripe para enfrentarnos al invierno
astrazeneca-dejara-comercializar-vacuna-ue
AstraZeneca dejará de comercializar su vacuna en la UE