logo_medicina
Síguenos

Casi la mitad de los comedores escolares suspenden en calidad, según la OCU

De acuerdo con la organización de consumidores, un 45% de los menús de los colegios están desequilibrados: faltan huevos, legumbres y frutas de temporada

Compartir
Casi la mitad de los comedores escolares suspenden en calidad, según la OCU

Por Julia Porras

6 de octubre de 2023

Casi dos millones de niños de educación infantil y primaria comen a diario en el comedor del colegio, pero ¿comen bien? Esa es la gran pregunta que asalta a la mayoría de los padres cada día. Según un análisis de 622 menús aportados por familias a la OCU (Organización de Consumidores), casi el 50% de los comedores escolares de nuestro país no cumplen con los criterios de calidad de la Aesan, la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición.

De hecho, en estos menús, según la OCU, faltan tres alimentos fundamentales en una dieta saludable: huevos, legumbres y frutas de temporada y hay demasiadas patatas, arroz y pasta. De hecho, las recomendaciones nutricionales sobre estos últimos alimentos apuntan a entre 2,5 y 3 raciones semanales, pero de media se están dando por encima de las tres veces a la semana. Mientras que el consumo de legumbres no llega al mínimo recomendado de 1,5 veces a la semana.

La presencia de verdura, fundamental en la dieta de los escolares, ya que proporciona vitaminas, minerales, fibra y pocas calorías, alcanza casi la cifra recomendada de 2,5, estando en 2,45 raciones semanales, pero la forma de cocinarlo no es la más idónea, ya que solo el 11% de la verdura de los menús se cocina entera. La mayoría se presenta en puré, ensalada o como guarnición, por lo que los niños no se la comen.

La carne, el pescado y los huevos deberían aparecer entre una y dos veces a la semana en los menús. El objetivo es variar y alternarlos, dando prioridad a las carnes más magras, a los pescados azules ricos en omega 3 e incluir más huevos.

Los escolares comen carne en cantidades que se ajustan a lo recomendado, pero debería rebajarse el porcentaje de embutidos (15%), que son demasiado grasos. En cuanto a las cantidades de pescado, son adecuadas, aunque deberían tomar más pescado azul. Eso sí, los niños más pequeños no deberían abusar de pescados de gran tamaño (atún, pez espada) por su contenido en mercurio, pero sí incorporar grasas omega 3 procedentes de otro tipo de pescados azules como el salmón, la trucha, el boquerón, las sardinas o la caballa. 

Por último, el consumo de huevos tampoco alcanza el mínimo establecido de una vez a la semana. El huevo es un alimento con pocas calorías, rico en proteínas, minerales y vitaminas.

En conclusión, ninguno de los 622 menús analizados cumple con los estándares ni está equilibrado al 100%, y esto, según la OCU, tiene mucho que ver con el lugar donde se cocina. Hay una diferencia sustancial entre los menús que vienen de empresa externa y los que se cocinan en el propio colegio. El 55% de los menús de catering externo están desequilibrados frente al 39% de los menús elaborados en la propia cocina del colegio. Desde la OCU se anima a que se impulse este modelo puesto que la tendencia del catering empeora la calidad de la comida. Pero el dato de colegios que tienen cocina propia sigue siendo muy bajo, con un 33% de centros frente al 55% que utilizan el servicio de catering.

Medicina Responsable se ha puesto en contacto con Aesan, y han explicado que no hacen “valoraciones de estudios realizados por otras entidades y que nos estén basados íntegramente en datos disponibles en fuentes oficiales. El control oficial de los menús escolares se realiza actualmente en el marco del programa de control oficial en colaboración con las autoridades competentes de las CCAA”

 



Te puede interesar
neurofitness-para-cuidar-el-cerebro-1662457720347
Neurofitness para cuidar el cerebro
investigadores-espanoles-hallan-genes-asociados-cancer-colon
Investigadores españoles hallan 100 genes asociados al cáncer de colon
mas-70000-personas-muerto-por-calor-europa-verano-2022
Más de 70.000 personas podrían haber muerto en Europa por el calor en 2022