logo_medicina
Síguenos

El horario de verano no ayuda a mantener hábitos saludables

Un grupo de científicos de EE.UU. ha comprobado que se consumen más alimentos procesados y se va menos al gimnasio

Compartir
El horario de verano no ayuda a mantener hábitos saludables

Por Virginia Delgado

20 de mayo de 2024

¿Hay datos científicos que respaldan la idea de que el horario de verano afecta a la salud? ¿O son sólo anécdotas que cuenta la gente? Esto es lo que se preguntó un grupo de investigadores de la Universidad Estatal de Carolina del Norte (EE.UU.) y, enseguida, se pusieron a trabajar para averiguarlo. “Queríamos ver si había datos que confirmaran que adelantar el reloj una hora realmente afecta a nuestro comportamiento como consumidores", explican los autores del trabajo.

Para ello, realizaron dos investigaciones. Una, analizando datos recopilados por una empresa de alimentos envasados con sede en Estados Unidos, y otra, estudiando los de una compañía que gestiona centros de fitness, también en el país norteamericano.

Respecto a la primera, la información recogía hábitos de consumo de alimentos procesados y refrigerios de un grupo de personas, durante dos semanas, incluyendo el qué, cuándo y cuánto consumieron. Los datos correspondían a los días previos al inicio del horario de verano y a los posteriores. Después, lo recopilado se comparó con las rutinas de consumidores que no hacían cambio de horario.

En el segundo estudio, los investigadores recogieron datos sobre el número de clientes que visitaron el gimnasio en la semana previa al cambio de hora y en la siguiente. También aquí se utilizó como grupo de control a personas que viven en regiones donde no se produce la modificación al horario de verano. 

Los resultados de ambas investigaciones fueron significativos. Los de la primera destacaban que la gente comía más alimentos procesados en los días posteriores al inicio del horario de verano, particularmente, en los que estaba nublado. Respecto a las conclusiones del segundo trabajo, los investigadores vieron que las visitas al gimnasio disminuyeron después del cambio de hora, sobre todo, en las personas que acudían de forma irregular. "Debemos ser conscientes de intentar mantener hábitos saludables después del horario de verano. Los hallazgos también nos dicen que este momento es una oportunidad para que las empresas participen en esfuerzos de divulgación, que ayuden a los consumidores a adaptarse al cambio de hora. También, sugieren que existe la necesidad de políticas públicas que cuando avanzamos el tiempo", concluyen los investigadores. 



Te puede interesar
moleculas-fagos-muerte-bacterias-resistentes
Desarrollan moléculas capaces de matar a las bacterias resistentes a los antibióticos
mujeres-avanzan-equidad
Las mujeres avanzan hacia la equidad, también en puestos de dirección sanitaria
los-medicos-tambien-son-victimas-1664963465461
Los médicos también son víctimas