logo_medicina
Síguenos

El beso más antiguo se produjo en Mesopotamia y aceleró virus como el herpes

Según una investigación, los efectos de besar, en términos de transmisión de patógenos, han sido más o menos constantes a lo largo de la historia

Compartir
El beso más antiguo se produjo en Mesopotamia y aceleró virus como el herpes

Por Gema Puerto

19 de mayo de 2023

Los besos son terapéuticos; reducen la presión arterial, disminuyen el cortisol, (la hormona del estrés), ayudan a quemar calorías y son un antídoto para la depresión al disparar las endorfinas (las hormonas del bienestar). Está claro que los besos son saludables, pero también han facilitado, a lo largo de la historia, la transmisión de enfermedades.

Según el trabajo de dos investigadores daneses, publicado en la revista Science, las primeras referencias explícitas al beso aparecen en los textos sumerios, la civilización surgida en el sur de lo que hoy es Irak. El doctor Troels Pank Arbøll y la bióloga Sophie Lund Rasmussen han llegado a esta conclusión después de descubrir en textos médicos y tablillas de arcilla de la Antigua Mesopotamia de hace 4.500 años ejemplos de parejas desnudas besándose en la boca durante el acto sexual.

“Miles de estas tablillas de arcilla han sobrevivido hasta el día de hoy y contienen ejemplos claros de que besarse se consideraba parte de la intimidad romántica en la antigüedad, al igual que besarse podría ser parte de las amistades y las relaciones familiares. Por lo tanto, besarse no debe considerarse como una costumbre que se originó exclusivamente en una sola región y se extendió desde allí, sino que parece haber sido practicada en múltiples culturas antiguas durante varios milenios", explica el científico Arbøll en el estudio.

Transmisión de enfermedades

Con la investigación de Arbøll y Lund, se puede obtener una mayor comprensión de la historia de los besos en las sociedades humanas, y sus efectos en la transmisión de enfermedades, a partir de los textos médicos y el arte de la antigua Mesopotamia. “Existe un corpus sustancial de textos médicos de Mesopotamia, algunos de los cuales mencionan una enfermedad con síntomas que recuerdan al virus del herpes simple, y es interesante notar algunas similitudes entre la enfermedad conocida como buʾshanu (se localizaba en la boca y la garganta) en los textos médicos antiguos de Mesopotamia y los síntomas causados ​​por las infecciones por herpes simple”, indica la investigación.

Si la práctica de besar estaba muy extendida y bien establecida en una variedad de sociedades antiguas, los efectos de besar en términos de transmisión de patógenos probablemente deben haber sido más o menos constantes, indica el estudio. De esta forma, los besos podrían representar una influencia constante en la propagación de microbios transmitidos por vía oral, como el HSV-1.

Como se desprende del estudio, presionar los labios contra alguien, además de tener una función social determinante en el cortejo, puede ayudar a comprender la transmisión de ciertas enfermedades.

 

 



Te puede interesar
analisis-sangre-pensamientos-suicidas
Un análisis de sangre podría identificar los pensamientos suicidas
infecciones-asistencia-sanitaria-muertes
Las infecciones relacionadas con la asistencia sanitaria causan en España más de 7.000 muertes al año
vajacial-tratamiento-estetico-vagina
Vajacial: el tratamiento de moda para la vagina del que los médicos alertan