logo_medicina
Síguenos

Agresores se hacen trans para evitar la Ley de Violencia de Género

Según una carta dirigida al Ministerio de Igualdad, a la que ha tenido acceso El Mundo, la Consejería de Familia, Juventud y Asuntos Sociales de Madrid está preocupada porque uno de los agresores pretende acceder al mismo punto municipal donde está siendo atendida su expareja

Compartir
Agresores se hacen trans para evitar la Ley de Violencia de Género
@freepik

Por Aurora Molina

20 de marzo de 2024

La Consejería de Familia, Juventud y Asuntos Sociales de la Comunidad de Madrid se ha dirigido expresamente a la Ministra de Igualdad, Ana Redondo García, reclamando soluciones después de que seis varones registrados en VioGén (sistema de protección de las víctimas de violencia de género) hayan cambiado de sexo con el objetivo de eludir la Ley de Violencia de Género. 

En una carta a la que ha tenido acceso el diario El Mundo, la consejera de Familia, Ana Dávila-Ponce de León, ha expuesto la situación alertando de que “desde los puntos municipales del Observatorio de Violencia de Género de la Comunidad de Madrid nos transmiten su preocupación al comprobar la petición de ayuda de personas que, habiendo realizado el cambio registral de sexo, siendo ahora femenino, figuran en VioGén como agresores cuando su sexo era masculino”. 

De hecho, uno de los agresores pretende acceder al mismo punto municipal donde está siendo atendida su expareja, estando protegida de él. Ante esta situación, la consejera cree que esta circunstancia “pone en peligro tanto a las víctimas como a los profesionales”, así como “en riesgo al sistema de protección”. Por ello, han declarado que “la Ley no resuelve las cuestiones suscitadas” y solicitan una forma correcta de “proceder en los casos descritos para que, por un lado, no se ponga en peligro la integridad de las victimas de violencia y, por otro, se tienda a fomentar la igualdad de oportunidades en cualquier ámbito de nuestra sociedad”. 

Cambio de sexo ¿y beneficios?

Desde la entrada en vigor de la Ley 4/2023, la Ley Trans, cambiar de sexo es mucho más sencillo. Por poner un ejemplo, si una mujer se siente hombre y decide dar el paso, tan solo tendría que acudir a una oficina a registrar su nuevo sexo y, a partir de ese momento, dejaría de ser mujer. 

Ese es el caso de la cabo Roberto, aunque a la inversa. Roberto es una cabo del Ejército de Tierra que lleva un año siendo mujer, aunque biológicamente es un hombre. “Notaba que algo dentro de mí no estaba bien y no era correcto. Cuando salió esta ley encontré dónde encasillarme”, declaró en una conexión con “En boca de todos”. 

Aun así, a pesar de que muchas especulaciones apuntan a que se trata de un cambio para conseguir beneficios, como por ejemplo las marcas más altas que se piden a los hombres en las pruebas físicas de las Fuerzas Armadas, la cabo asegura que “iría a por los tiempos como biológicamente el hombre que soy”. 

Más allá de la cabo Roberto, quien asegura que se siente mujer lesbiana pero no va a realizar ningún cambio físico ni tampoco desprenderse de sus genitales masculinos, unos 37 funcionarios han cambiado de sexo en Ceuta. Entre ellos se encuentran miembros de las Fuerzas Armadas, Policía Nacional, Local y Guardia Civil. Todos han cambiado su sexo de masculino a femenino en la edad comprendida entre los 40 y 50 años. 

Existen sospechas de que podría tratarse de la búsqueda de beneficios, como es el caso de ascensos de cara a promociones internas. En las Fuerzas Armadas, la ley de Tropa y Marinería establece la salida de la institución una vez alcanzada la edad de los 45 años. En este sentido, con el cambio de sexo, las pruebas para superar los ascensos supuestamente serían menos exigentes para las mujeres.  

 

 

 



Te puede interesar
medicos-atencion-primaria-prescriben-deporte
Los médicos de primaria de Madrid podrán prescribir ejercicio físico a sus pacientes
trans-secta-negocio
Lo trans: ¿secta o negocio?
baja-autoestima-y-redes-sociales:-el-caldo-de-cultivo-perfecto-para-la-vigorexia-en-adolescentes
Baja autoestima y redes sociales: caldo de cultivo de la vigorexia adolescente