logo_medicina
Síguenos

Niños y pantallas: ¿Dónde está el límite?

El cerebro de un niño se encuentra en pleno desarrollo. Sus células nerviosas no están conectadas entre sí, por lo que el ambiente en el que crezca en sus primeros años de vida es determinante para su desarrollo

Compartir
Niños y pantallas: ¿Dónde está el límite?

Por Julia Porras

30 de marzo de 2022

Los niños de entre seis y 13 años pasan casi cinco horas al día frente a alguna pantalla, cifra que alcanza las seis horas cuando se trata del fin de semana, según el informe AIMC Niñ@s, de la Asociación para la investigación de medios de comunicación (AIMC).

Los aparatos electrónicos se han convertido en los nuevos juguetes de los más pequeños de la casa. Un hecho que, si bien puede ayudar en el aprendizaje y la evolución del niño, también puede acarrear una serie de problemas como un mayor riesgo de obesidad, complicaciones a la hora de conciliar el sueño o dificultades de atención y ansiedad.

Por ello, la organización Mundial de la Salud advierte a padres y educadores la importancia de ser cautelosos a la hora de gestionar el tiempo que los niños están frente a una pantalla. Una realidad que, con la pandemia, ha crecido de forma exponencial. Algunos estudios apuntan que con el cierre de los colegios durante el confinamiento el tiempo de los menores frente a estos dispositivos aumentó un 50%.

Un órgano en desarrollo
El cerebro de un niño se encuentra en pleno desarrollo. Sus células nerviosas no están conectadas entre sí, por lo que el ambiente en el que crezca en sus primeros años de vida es determinante para su desarrollo. Según los expertos, las pantallas influyen en este proceso evolutivo ya que los menores pueden perder oportunidades para adquirir habilidades interpersonales, motoras y de comunicación.  

De ahí la importancia de hacer una gestión y uso eficiente de las pantallas en menores. Según Elena Flores, psicóloga del Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona, “no existe una recomendación tipo sobre el número de horas para el uso de pantallas entre los niños”. La OMS apunta que de cero a seis años las pantallas no aportan nada. Los niños deben tener un aprendizaje natural y muy físico. Comunicarse, jugar, experimentar y sobre todo moverse.“A partir de seis años un niño puede tener contacto a través de las videollamadas y en el resto de las pantallas, como Tablet o móvil, hay que vigilar el contenido y usarlas fomentando la interacción con el adulto”, asegura la psicóloga.

De los seis a los 12-13 años, la clave está en ir negociando de manera progresiva, dejándoles usar las nuevas tecnologías poco rato, siempre y cuando no interfiera con sus actividades cotidianas. “Es el momento de instruirles en el uso y gestión de las pantallas. Es el momento de contarles todos los problemas ‘virtuales’ que se pueden encontrar, ciberbullying sexting y grooming, por ejemplo”, explica Flores.

En una última etapa, “a los 12 años, momento de entrega oficial del móvil al menor, es bueno que el niño tenga los recursos adecuados para gestionar los conflictos que se pueda encontrar en redes y por el uso de las pantallas. Ha de tener un vínculo con la familia muy fuerte para comunicar los problemas que pueda encontrarse en el mundo virtual”. Según la psicóloga, “esta supervisión debería llegar hasta los 16 años”

Adultos: ¿también abusamos?
Esta es otra cuestión básica, y es que a veces no nos damos cuenta de que como adultos estamos enganchados al móvil. “Las familias deben usar una herramienta fundamental”, nos dice Flores: “la coherencia. Es decir, en España más del 90% de los adultos tiene el móvil a menos de un metro todo el día y consulta el móvil cada diez minutos durante una hora”. Con estos datos ¿podemos exigir al niño que no use el móvil o la tablet?

Como adultos debemos asumir la responsabilidad de regular su buen uso, aun sabiendo que va a haber conflicto con el menor. Tenemos que conseguir que los niños tengan un entorno virtual también seguro y controlado. Para que no entren en el lado oscuro de la tecnología.



Te puede interesar
estudio-bbva-ciencia
Los europeos solo conocen los conceptos básicos científicos
juego-trastorno-movil-adicciones-comportamentales
Juego patológico o trastorno por móvil: así son las adicciones de comportamiento
semergen-app-aplicacion-detecta-suicidio-atencion-primaria
Semergen presenta una app para detectar el suicidio en AP