logo_medicina
Síguenos

Día de la Madre

El miedo, la dolencia emocional de la "recién mamá"

El temor a no estar a la altura y a que ocurran cosas que escapan de su control es lo que más preocupa a las madres. Mientras ¿qué ocurre con su propio bienestar? Hablamos de todo ello con Lucía mi Pediatra

Compartir
El miedo, la dolencia emocional de la "recién mamá"
Lucía Galán, Lucía mi pediatra

Por Virginia Delgado

3 de mayo de 2024

Hasta 1965, el Día de la Madre se celebraba en España el 8 de diciembre. Aquel año, la fecha se cambió al primer domingo de mayo. Hay quien dice que la decisión fue de unos grandes almacenes, y quien asegura que las responsables fueron las autoridades eclesiásticas, por ser este mes el consagrado a la Virgen. 

Sea cual sea la causa del cambio, la razón de ser de esta fecha siempre ha sido la misma: rendir homenaje a la maternidad. Ensalzar el amor y el esfuerzo que dedican las madres a sus hijos. No obstante, ¿realmente somos conscientes de ello? 

Inmersos en el siglo XXI, hemos aprendido a valorar su trabajo diario, pero no a comprenderlas. Hoy en día, cuando se estrenan en su papel, siguen quedando en un segundo plano, teniendo el bebé el papel protagonista. “Lamentándolo mucho, la atención se sigue centrando en el recién nacido, obviando en muchas ocasiones las necesidades de la 'recién mamá’”, comenta Lucía Galán Bertrand, más conocida como Lucía mi Pediatra.  

Esta profesional asegura que “si mamá está bien, todo está bien” y, por eso, insiste en que tiene que tener el apoyo tanto de sus parejas y familiares como de los facultativos. “Me consta que son muchos los compañeros de profesión que ya intentan poner a las madres en el centro, porque cuando nace un bebé, nace una mamá también”, añade Lucía.  

Y ubicarlas ahí, en el medio, implica ser conscientes de sus dolores, de su cansancio y del miedo que tienen en este momento. Un conocimiento que se debe traducir en empatía y sensibilidad, como explica la pediatra. “Debemos tenerlo en cuenta a la hora de hablar con ellas, utilizando un lenguaje comprensible, pausado y empático con esa sensibilidad que necesitan las mujeres en ese momento de máxima vulnerabilidad. Los días van pasando y durante las primeras semanas la situación no mejora rápidamente. Todo lleva un tiempo, por lo que necesitan que todos los que estamos a su alrededor les echemos una mano”.

El miedo es la dolencia emocional que más sufren ‘las recién estrenadas mamás’. Temen no estar a la altura y que ocurran cosas que escapan de su control. Esto, unido al agotamiento y a la falta de sueño, hace que sufran muchos cambios emocionales. “Pasan de sentir una explosión de amor infinito a tener ganas de llorar y que les invada la tristeza, sin saber muy bien por qué. Para muchas mujeres, el posparto es la etapa de la vida de una madre más vulnerable de todas”, señala Lucía Galán. 

Y después vendrán más. Más etapas en las que la incertidumbre siempre estará ahí. “La mayor preocupación de una madre es que su hijo o hija sea feliz. Que no tenga ninguna enfermedad grave. Que sea capaz de llevar una vida plena. Que ella sea capaz de educarle en valores que le acompañen para siempre y que hagan de él o de ella una buena persona”, comenta la pediatra.  
Las madres se han exigido siempre, pero, desde hace unos años, la sociedad ha presionado mucho en esa exigencia. Ante ello, es primordial parar, respirar “y tomar conciencia del momento vital en el que estás”, añade Galán. “Nos metemos en esa rueda de hámster de la que es difícil salir, pero no imposible. Hay que tener la valentía de cambiar de rumbo, si la situación no es la esperada. Y, por supuesto cuidar de los tuyos, de esas personas que sabes que están y estarán incondicionalmente”, aconseja Lucía mi pediatra. 



Te puede interesar
edad-facultativo-50-anos-problema-jubile
Rus: “La edad media del médico es de 50 años. Será un problema cuando la mitad se jubile”
incremento-plazas-medicina-deficit-especialistas
El incremento de plazas universitarias “no soluciona el déficit de especialistas en España”
gran-mundo-duele-cabeza
Cuando a papá o mamá le duele siempre la cabeza