logo_medicina
Síguenos

Dietas veganas ¿son un riesgo para la salud?

Según los expertos, este tipo de dietas deben estar bien planificadas y ser variadas para asegurar una adecuada ingesta de proteínas, vitaminas, minerales y ácidos grasos esenciales

Compartir
Dietas veganas ¿son un riesgo para la salud?

Por Gema Puerto

5 de diciembre de 2022

La idea de no consumir ni usar productos que proceden de otros animales, por sensibilización con el sufrimiento animal y su explotación, se remonta a la Antigua Grecia con Pitágoras y a Asia con el budismo. Desde entonces, millones de personas en todo el mundo se han apuntado a este tipo de alimentación. Es lo que hoy en día se conoce como veganismo. Astrid Weissenborn es un ejemplo de consumidora de este tipo de dieta. Ella es vegana 100%. No ingiere carne, ni pescado, ni huevos, ni lácteos, ni miel, ni marisco… Defiende su estilo de vida “porque cambia la vida de los animales y del medio ambiente”.

La madrileña Charo Cortés también está preocupada por el entorno y hace cuatro años se hizo vegetariana por compasión hacia los animales. No come carne, pero si ingiere pescado, huevos y lácteos, a diferencia de los veganos. “Me duele mucho separar a las vacas de sus crías para comérnoslas teniendo alternativas saludables en nuestra dieta”, explica esta vegetariana que confiesa estar “enfadada con la industria a nivel ecológico y a nivel de salud”. Según su opinión, “se crean grandes superficies de cultivo para alimentar a la ganadería intensiva, se destruyen muchos océanos con la pesca de arrastre y se usan muchos aditivos de forma engañosa en los alimentos que repercuten en su mala calidad”.

Precauciones al hacer dieta vegana y vegetariana

Sin embargo, antes de empezar cualquier tipo de dieta que elimine determinados alimentos es importante tener revisiones periódicas y consultar con expertos. “La dieta vegana puede provocar algunos daños para la salud; desde un incremento del riesgo de fracturas, debido a la ausencia de lácteos, hasta la presencia de anemia debido a un aporte insuficiente de hierro y de vitamina B12. También se ha observado que las personas que siguen estas dietas tienen niveles bajos de ácidos grasos omega 3, los cuales tienen beneficios indiscutibles en nuestra salud cardiovascular”, explica el doctor Pedro Gargantilla, director médico de Medicina Responsable. 

Por este motivo es conveniente que, de forma regular, las personas que sigan este tipo de dietas se realicen analíticas de sangre de forma regular, para adelantarse a las posibles complicaciones. Además, deben incluir en su dieta habitual alimentos como el pan, la harina integral, los frutos secos y las legumbres.

B12 y otros suplementos

La dieta vegana y la vegetariana (si están bien realizadas), pueden favorecer la sostenibilidad y un menor riesgo cardiovascular. Como asegura Ramón de Cangas, dietista y nutricionista y colaborador de la asociación las Mujeres Nos Movemos #LMNM, “cuando se habla de sostenibilidad hay que ver si la mayor parte de la dieta se basa en alimentos vegetales de proximidad y de temporada y si éstos son reales y no ultraprocesados (sean estos veganos o no)”. Ambas dietas “mejoran el control del colesterol, la tensión arterial, los triglicéridos, el control del peso, de la glucosa y de las bacterias beneficiosas del aparato digestivo.  Su inconveniente es que se requiere una suplementación con vitamina B12”.

La profesora de nutrición de la Universidad Europea de Madrid, y miembro de la junta directiva de la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación, Andrea Calderón, recomienda consultar a un Dietista-Nutricionista antes de hacer una dieta vegana.

Según esta especialista, durante toda la infancia y la adolescencia, así como durante el embarazo y la lactancia materna, es seguro y saludable llevar una dieta vegana. Incluso los deportistas de élite pueden llevar una dieta vegana sin problema, eso sí, asegura Calderón “lo único que los veganos no pueden alcanzar mediante la dieta es la vitamina B12 (ya que esta solamente se encuentra en alimentos de origen animal, sobre todo en carne y pescado). Por eso, recomienda tomar la vitamina B12 en forma de suplemento en todos los casos en una dosis media recomendada de 2.500 microgramos a la semana a partir de los 15 años, en una o dos tomas por semana.

En casos más complejos, sería recomendable valorar la necesidad de algún suplemento temporal más, como omega-3 o hierro (aunque no es necesario a priori). El resto de los nutrientes pueden alcanzarse perfectamente mediante la alimentación siempre y cuando se priorice la ingesta de legumbres, fruta y verduras, frutos secos y semillas, fuente de todos los nutrientes que el organismo necesita. 

 

 

 



Te puede interesar
nueva-vida-para-bernardo-y-arthur-los-gemelos-siameses-unidos-por-la-cabeza-y-separados-gracias-a-la-realidad-virtual
Una nueva vida para Bernardo y Arthur, los gemelos unidos por la cabeza y separados gracias a la medicina
el-caballo-como-terapeuta:-la-equinoterapia-1653046788160
La equinoterapia: el caballo como terapeuta
nueva-diana-terapeutica-insuficiencia-cardiaca
Nueva diana terapéutica capaz de prevenir la insuficiencia cardiaca asociada a estenosis aórtica