logo_medicina
Síguenos

Radiofrecuencia, una técnica para controlar el dolor en procesos degenerativos y durante la rehabilitación

Se trata de un procedimiento mínimamente invasivo que ayuda a prolongar el efecto terapéutico de los bloqueos analgésicos, mejorando la calidad de vida de los pacientes

Compartir
Radiofrecuencia, una técnica para controlar el dolor en procesos degenerativos y durante la rehabilitación
Freepik

Por Andrea Rivero

31 de octubre de 2023

Todos sufrimos dolor en algún momento de nuestra vida, pero, en ocasiones, algunas personas lo sufren de manera crónica, con poco o ningún alivio. De hecho, según el Barómetro del Dolor 2022, se estima que 1.600 millones de personas en el mundo viven con dolor de manera habitual. Por suerte, existen métodos que consiguen aplacarlo, como la radiofrecuencia. Esta técnica consiste en la aplicación de corriente alterna de baja energía y alta frecuencia en los tejidos con el fin de alterar la conducción nerviosa y evitar la transmisión del dolor. Con este procedimiento mínimamente invasivo se ayuda a prolongar el efecto terapéutico de los bloqueos analgésicos que, a veces, es limitado en el tiempo, mejorando así la calidad de vida de los pacientes y, en algunos casos, evitando la intervención quirúrgica. 

El doctor Carmelo Fernández García, jefe del Servicio de Rehabilitación del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz de Madrid, explica los principios fisiológicos de este procedimiento: “Cuando la energía aplicada mediante el generador de radiofrecuencia atraviesa los tejidos, se modifica la temperatura interna, lo que altera la estructura molecular de las fibras nerviosas que participan en el proceso de generación del dolor". De esta manera se consiguen reducir las sensaciones de dolor que llegan al cerebro, indica el doctor Fernández García quien, junto con la doctora Almudena Fernández-Bravo Rueda, jefa asociada del Servicio de Rehabilitación, ha impartido el "I Curso de Radiofrecuencia en Rehabilitación Intervencionista" a médicos rehabilitadores con experiencia en el tratamiento con uso de la ecografía y el intervencionismo, con el objetivo de formar en la técnica de la radiofrecuencia, que se está consolidando como alternativa segura y eficaz para controlar el dolor de los pacientes.  

Tipos de radiofrecuencia 

Esta técnica, cada vez más utilizada, cuenta con dos modalidades: la radiofrecuencia convencional o térmica y la radiofrecuencia pulsada o neuromoduladora. La primera produce una denervación dependiente del nervio, al que se le aplica un aumento de temperatura, con el fin de impedir el paso de los estímulos nerviosos dolorosos. Por otro lado, la segunda consigue que, a menor temperatura, se bloqueen las conducciones sensitivas que provocan el dolor. 

Por lo general, esta técnica se utiliza para tratar el dolor en hombro, rodilla y raquis, ya que, según apunta la doctora Fernández-Bravo, “son procesos degenerativos de pacientes que no pueden someterse a una intervención quirúrgica, aquellos que han pasado por cirugías en las que no se ha conseguido controlar el dolor ni con medicación analgésica o situaciones de dolor crónico". 

Este procedimiento, mínimamente invasivo, ayuda a prolongar el efecto terapéutico de los bloqueos analgésicos que, en ocasiones, es limitado en el tiempo, mejorando la calidad de vida de los pacientes y, en algunos casos, evitando incluso la intervención quirúrgica.



Te puede interesar
la-fundacion-esclerosis-multiple-ha-organizado-en-el-circuito-de-barcelona-cataluna-coincidiendo-con-el-dia-de-la-madre-la-carrera-"muevete-por-la-esclerosis-multiple"-1651572304172
Más de 2.000 personas se mueven por la Esclerosis Múltiple
madrid-convoca-2300-plazas-medicos-enfermeras-sin-examen
Madrid convoca 2.300 plazas de médicos y enfermeras sin examen
materia-fecal-sabias-que
Nuestra materia fecal puede ser un tesoro para otros