logo_medicina
Síguenos

Reconstruyen bacterias de hace millones de años para combatir enfermedades

Esto abre nuevas vías en la manipulación del ADN y tratamiento de enfermedades tales como ELA, cáncer, diabetes, o como herramienta de diagnóstico

Compartir
Reconstruyen bacterias de hace millones de años para combatir enfermedades

Por Lucía de Mingo

3 de enero de 2023

Un grupo de investigación internacional ha reconstruido, mediante bioinformática, por primera vez antepasados de la herramienta de edición de genes CRISPR-Cas de hace 2.600 millones de años. Así han podido ver cómo ha evolucionado esta tecnología a lo largo del tiempo, además han comprobado que estos sistemas revitalizados no solo funcionan, sino que son más versátiles que las versiones actuales y podrían tener aplicaciones revolucionarias.

En el proyecto, dirigido por el investigador español Raúl Pérez-Jiménez, participan equipos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, la Universidad de Alicante, el Centro de Investigación Biomédica en Red de Enfermedades Raras (CIBERER), el Hospital Ramón y Cajal-IRYCIS y otras instituciones estatales e internacionales.

Este hallazgo también ha dibujado un horizonte esperanzador para la cura de más enfermedades a través de la edición de genes. Miguel Ángel Moreno, jefe del servicio de Genética del HRYC-IRYCIS-CIBERER apunta que “la ingenuidad que podía tener una nucleasa ancestral, en cuanto a que no reconoce tan específicamente algunas regiones del genoma, las convierte en herramientas más versátiles para corregir mutaciones que hasta ahora eran no editables o se corregían de manera poco eficiente”. Otra interesante conclusión del estudio es que el sistema CRISPR-Cas ha ido haciéndose más complejo a lo largo del tiempo, lo cual es una señal del carácter adaptativo del mismo, que ha ido amoldándose a las nuevas amenazas de virus que las bacterias han sufrido a lo largo de la evolución.

“La investigación supone un extraordinario avance en el conocimiento sobre el origen y evolución de los sistemas CRISPR-Cas. En cómo la presión selectiva de los virus ha ido puliendo a lo largo de miles de millones de años una maquinaria rudimentaria, poco selectiva en sus inicios, hasta convertirla en un sofisticado mecanismo de defensa capaz de distinguir con gran precisión el material genético de invasores indeseados que debe destruir, de su propio ADN que debe preservar”, añade el investigador de la Universidad de Alicante y descubridor de la técnica CRISPR-Cas, Francis Mojica. 

Las herramientas CRISPR

El descubrimiento de las herramientas CRISPR obtuvo el Premio Nobel de Química en 2020. Su acrónimo, CRISPR, es el nombre de unas secuencias repetitivas presentes en el ADN de bacterias y arqueas (organismos procariotas). Estos microorganismos albergan fragmentos de material genético de virus que han infectado a sus antepasados, lo que les permiten reconocer si se repite la infección y defenderse cortando el ADN de los invasores mediante proteínas Cas. Se trata de un mecanismo de defensa antiviral, llamado sistema CRISPR-Cas, que actúa como unas tijeras moleculares, permitiendo hoy en día cortar y pegar trozos de material genético en cualquier célula, lo cual hace posible su utilización para editar el ADN y tratar diferentes enfermedades.

Ylenia Jabalera, investigadora del proyecto en nanoGUNE, sostiene que “este logro científico hace posible disponer de herramientas de edición genética con propiedades distintas a las actuales, mucho más flexibles, lo cual abre nuevas vías en la manipulación de ADN y tratamiento de enfermedades tales como ELA, cáncer, diabetes, o incluso como herramienta de diagnóstico de enfermedades”.

Imagen de Cas9, una enzima endonucleasa asociada con el sistema CRISPR, actuando sobre el ADN objetivo. 

Antonio Reifs (CIC nanoGUNE)

Un viaje al pasado

Los esfuerzos de investigación actuales se centran en encontrar nuevas versiones de sistemas CRISPR-Cas con propiedades distintas en los lugares más recónditos del planeta. Para esto, se exploran sistemas de diferentes especies que habitan en entornos extremos o se aplican técnicas de diseño molecular para modificarlos. Una forma radicalmente diferente de encontrar nuevos sistemas es buscarlos en el pasado, que es precisamente la base de esta investigación.

El grupo de Nanobiotecnología de nanoGUNE, liderado por Raúl Pérez-Jiménez, lleva años estudiando la evolución de las proteínas desde el origen de la vida hasta nuestros días. Realizan reconstrucciones ancestrales de proteínas y genes de organismos extintos para observar qué cualidades tienen y si son utilizables en aplicaciones biotecnológicas. Es un viaje en el tiempo llevado a cabo por medio de técnicas bioinformáticas. 

El equipo de investigación ha realizado la reconstrucción informática de las secuencias CRISPR ancestrales, las ha sintetizado, y ha estudiado y confirmado su funcionalidad. “Resulta sorprendente que podamos revitalizar proteínas Cas que debieron existir hace miles de millones de años y constatar que ya tenían entonces la capacidad de operar como herramientas de edición genética, algo que hemos confirmado en la actualidad editando con éxito genes en células humanas” explica Lluís Montoliu, investigador del Centro Nacional de Biotecnología del CSIC (CNB-CSIC).



Te puede interesar
el-genoma-de-la-"medusa-inmortal"-abre-la-puerta-a-la-eterna-juventud-1661855063398
El genoma de la “medusa inmortal” abre la puerta a la eterna juventud
marc-marquez-se-baja-de-la-moto-1648120831117
Marc Márquez se baja de la moto
el-gobierno-aprueba-172-millones-de-euros-para-reforzar-la-atencion-primaria-1663832152355
El Gobierno aprueba 172 millones de euros para reforzar la atención primaria