logo_medicina
Síguenos

Australia limita la venta de vapeadores a las farmacias y solo para uso terapéutico

Solo podrán adquirirse con receta médica como terapia para dejar de fumar y se establecen multas millonarias por su comercialización

Compartir
Australia limita la venta de vapeadores a las farmacias y solo para uso terapéutico
Freepik

Por Juan García

1 de julio de 2024

El gobierno australiano se ha propuesto ser pionero a nivel mundial en la lucha contra el vapeo. Así, a través de una reforma legal registrada en su parlamento, se convertirá en el primer país del mundo en limitar la venta de vapeadores a farmacias y como método terapéutico para dejar de fumar. A partir del lunes, los usuarios deberán presentar una receta médica al farmacéutico para comprar vaporizadores y la elección se limitará a tres sabores: menta, mentol y tabaco.

La prohibición de comercialización de vapeadores de un solo uso ya estaba en vigor desde comienzos de este año, pero ahora se extiende a todos los que no sean de uso terapéutico. Los envases de estos productos, que estarán fuertemente controlados, tendrán un diseño farmacéutico simple. “Australia ha liderado el mundo en la lucha contra las grandes tabacaleras por la salud de nuestros ciudadanos, y estamos orgullosos de continuar con ese esfuerzo", ha dicho la ministra australiana del Interior, Claire O'Neil, en un comunicado.

Sin embargo, para aprobar esta medida, el gobierno ha firmado un acuerdo con otras formaciones para las restricciones a partir de octubre, cuando sólo los menores de 18 años necesitarán receta médica. Sin embargo, para aprobar esta medida, el gobierno ha firmado un acuerdo con otras formaciones para “aliviar” las restricciones a partir de octubre, cuando sólo los menores de 18 años necesitarán receta médica. Los adultos podrán comprar vapeadores en farmacias sin receta, pero los dispositivos pueden ser difíciles de encontrar después de la reticencia mostrada por algunas cadenas farmacéuticas. “Los farmacéuticos son profesionales de la salud y las farmacias comunitarias no quieren suministrar este producto potencialmente dañino y altamente adictivo sin receta médica”, ha afirmado Anthony Tassone, vicepresidente nacional del Gremio de Farmacias de Australia.

Según lo estipulado en la nueva legislación, aquellas personas que fabriquen parcial o totalmente vapeadores en Australia o distribuyan estos productos afrontarán una pena máxima de siete años en prisión y una multa de hasta 2,2 millones de dólares australianos (1,36 millones de euros).

En el caso de las empresas que los produzcan, la multa máxima rondaría los 22 millones de dólares australianos (14,7 millones de dólares estadounidenses o 13,6 millones de euros) según la norma, que se enmarca en la agenda del Gobierno australiano de reducir los efectos del consumo de los cigarros electrónicos y eliminar por completo su consumo recreativo.

"No es frecuente que el parlamento tenga la oportunidad de hacer algo realmente significativo y duradero para la salud de los jóvenes australianos", ha dicho el ministro de Salud, Mark Butler, después de que el parlamento del país aprobara estas leyes. La investigación sobre los efectos nocivos de estos productos ha avanzado en los últimos años, aunque sigue habiendo grandes incógnitas sobre sus repercusiones sobre la salud a largo plazo. Lo que sí es un hecho constatado es el aumento de su uso, preocupando especialmente el consumo entre menores. Por ello, las autoridades sanitarias a nivel mundial están tratando de redoblar los esfuerzos para combatir esta amenaza para la salud global con importantes costes para los sistemas de salud. 



Te puede interesar
arnold-schwarzenegger-salud-preocupacion