logo_medicina
Síguenos

Puede que con la comida... nos estemos pasando

Compartir
Puede que con la comida... nos estemos pasando
Foto de Lily Banse en Unsplash

Por Peter BABEL

28 de mayo de 2024

Como casi todo el mundo -empezando por los políticos- se pone a menudo demagógico, voy a ensayar yo también. 

Cada vez que -en la tv o en la radio- aparece un cocinero lleno de estrellas y michelines, y propone un refinadísimo plato, en el que unas exquisitas algas marinas, difíciles de encontrar, enmaridan con una reducción de algo, y sobre ese lecho se coloca un producto ya conocido -carne o pescado- pero, eso sí, “low and slow”, o sea en asado o en cocción de muy largo tiempo y a baja temperatura, me viene al cerebro la imagen de alguno de esos 700 u 800 millones de seres humanos que pasan hambre y no tienen ningún aspecto exótico, porque en algún barrio de las ciudades en las que vivimos también se pasa hambre, y los podemos ver.

Es demagógico, lo sé. Sería igual de demagógico sentir molestia por la construcción de chalés de lujo, cuando hay tanto millones de personas que viven en chozas o no les llega para alquilar un modesto piso. Pero es que, en la cocina, se está llegando a un grado de sofisticación, que ya no sabes si te hablan de cocina moderna o de memeces modernas. Me parece bien que existan vinos que valen muchísimo dinero, y joyas carísimas, pero comienza a aparecer un refinamiento en la cocina tan artificial e impracticable que parece el anuncio de la decadencia de una sociedad. 

Nunca ha existido tanta información sobre la cocina, tantos cocineros adoctrinando sobre los medios, y tantas recetas extendidas por Internet. Nunca se ha dispuesto en las casas, incluso en las modestas, de cocinas mejor equipadas. Bueno, pues -¡oh, asombro!- cada vez se cocina menos en los hogares de los países desarrollados, se compra más comida preparada y se consumen más alimentos procesados que, como también sabemos, son perjudiciales para la salud.

Y, por terminar con la misma demagogia que al principio, el mundo se divide en países, donde existen miles de gimnasios para adelgazar y, otros, donde no hay gimnasios, están delgadísimos, y con el vientre anormalmente abultado, por falta de comida. Demagogia, claro. Pero tan cierto como real.



Te puede interesar
origen-brote-gastroenteritis-tarazona
Descubren el origen del brote de gastroenteritis en Tarazona
valentin-fuster-calidad-vida-salud
Valentín Fuster: “El problema de la sociedad actual es que no hay tiempo para pensar que la prioridad es la salud"
astronautas-ecografia-diagnostico-espacio
Los astronautas podrán hacerse ecografías y conocer el diagnóstico en el espacio