logo_medicina
Síguenos

¿Se puede regenerar el tejido sano del corazón tras un infarto?

Investigadores confirman que el tratamiento con células progenitoras cardíacas (HVP) podrían permitir la formación de células cardiacas funcionales en las zonas dañadas

Compartir
imagen banner

Por Lucía de Mingo

18 de mayo de 2022

Tras sufrir un ataque al corazón nuestro cuerpo es incapaz de reparar el tejido dañado por sí mismo. Sin embargo, un equipo internacional ha presentado en la revista Nature Cell Biology que el tratamiento con células progenitoras cardíacas (HVP) podrían permitir la formación de células cardiacas funcionales en las zonas dañadas.

El equipo multidisciplinar está formado por investigadores de la Universidad Técnica de Munich (TUM) y su Hospital Universitario Rechts der Isar, el Instituto Sueco Karolinska, la empresa emergente de biotecnología Procella Therapeutics y la compañía biofarmacéutica AstraZeneca 

Este nuevo enfoque terapéutico abre un nuevo horizonte de investigación en esta área ya que las HVP son fundamentales para formar nuestro corazón. Por ello, el gran logro radica en que han sido capaces de producir una gran cantidad de estas células a partir de células madre pluripotentes embrionarias humanas. "Vemos aquí el resultado de dos décadas de investigación en las que buscamos la 'célula ideal' para reconstruir el músculo cardíaco", relata Kenneth R. Chien, profesor de investigación cardiovascular en Karolinska Insitutet.

Para investigar la efectividad del tratamiento el equipo lo testeó en cerdos, por lo similares que son sus órganos a los del ser humano. Así, se demostró que el daño que sufre el corazón tras el infarto es reversible y se puede reparar de forma fiable y sin efectos secundarios graves. En estudios anteriores en los que se experimentó con células cardiacas desarrolladas a partir de otro tipo de células madre, los cardiomiocitos, sí que se detectaron efectos secundarios como latidos cardiacos irregulares o arritmia cardiaca fatal.

Regina Fritsche-Danielson, directora de investigación y desarrollo inicial de AstraZeneca sostiene que"después del tratamiento, hemos visto la formación de tejido cardíaco nuevo, una función cardíaca mejorada y una reducción del tejido cicatricial". Antes, sólo algunos animales, particularmente anfibios y peces, podían reparar el daño que sufría el corazón tras un infarto, sin embargo, esta investigación demuestra que el corazón de una persona adulta también es capaz de hacerlo. 

Este hallazgo puede suponer “un hito en el tratamiento de pacientes con insuficiencia cardíaca grave", dice el Prof. Karl-Ludwig Laugwitz. "Especialmente los pacientes mayores con comorbilidades, para quienes una cirugía cardíaca grave sería una carga demasiado pesada, podrían beneficiarse del tratamiento con células progenitoras cardiacas". 



Te puede interesar
noticia_relacionada
El peligro de someterse a dietas extremas para querer ser Marilyn Monroe
noticia_relacionada
La red de farmacias española se consolida como la más cercana y accesible de Europa
noticia_relacionada
Menos coches y más salud