logo_medicina
Síguenos

Descubren un método para acabar con la superbacteria E.coli

Investigadores de Nueva Zelanda han demostrado la eficacia antimicrobiana de la combinación de dos longitudes de onda de luz

Compartir
Descubren un método para acabar con la superbacteria E.coli
Bacteria E.coli / Centers for Disease Control and Prevention (CDC) de Estados Unidos

Por Andrea Rivero

24 de julio de 2023

La Escherichia coli, comúnmente llamada E.coli, es una bacteria que se encuentra habitualmente en nuestros intestinos, aunque también puede estar en alimentos y aguas sin tratar. Estos organismos son parte de nuestro tracto intestinal y, generalmente, son inofensivos. Sin embargo, algunos causan enfermedades como diarrea, infecciones urinarias, enfermedades respiratorias e infecciones del torrente sanguíneo. Actualmente, esta bacteria se ha convertido en la superbacteria resistente a los antibióticos más habitual en la Unión Europea, según el Centro Europeo para el Control y la Prevención de Enfermedades (ECDC) y, como consecuencia, en un problema de salud pública. 

En la búsqueda de soluciones ante el aumento de este tipo de organismos, investigadores del centro de investigación AgResearch, de Nueva Zelanda, han demostrado la eficacia antimicrobiana de la combinación de dos longitudes de onda de luz contra la E.coli betalactamasa de espectro extendido resistente a los antibióticos. “La resistencia a los antimicrobianos es una gran amenaza global que preocupa cada vez más, ya que se pronostica que en el año 2050 sea responsable de 10 millones de muertes. Existe una necesidad crítica de desarrollar tecnologías antimicrobianas seguras y efectivas que no den como resultado una resistencia nueva y emergente”, explica la autora del estudio, Amanda Gardner.

El equipo comprobó que la combinación de luz UVC lejana de 222 nanómetros (nm) y LED azul (405 nm) es eficaz a la hora de inactivar una amplia gama de microorganismos y, además, es mucho más segura de manipular que la luz tradicional UVC a 254nm. Tal y como explica Gardner, “la E. coli que elegimos para esta investigación fue la E. coli productora de betalactamasas de espectro extendido, ya que estas bacterias producen enzimas que descomponen y destruyen los antibióticos de uso común, incluidas las penicilinas y las cefalosporinas”. 

Sin embargo, esta técnica solo es eficaz si se aplica exactamente como lo han hecho los investigadores, ya que, si se exponía a niveles muy cercanos y agresivos de esta combinación de luces, la bacteria mostraba tolerancia. Eso sí, solo la que había mutado para resistir a los antibióticos, la E.coli sensible a estos fármacos, no aguantó esta combinación de luz. 

Según Gardner, todavía necesitan más investigación para comprender si esta tolerancia se debe a un cambio genético o a otro mecanismo de la bacteria. “También es importante investigar el desarrollo de tolerancia a la luz en otras bacterias resistentes y determinar la dosis mínima de luz ultravioleta lejana que puede crear tolerancia a la luz, así como el potencial de un mayor desarrollo de resistencia a otras cosas, como desinfectantes, calor y pH en las bacterias para fines de aplicación", concluye la investigadora. 



Te puede interesar
la-muerte-sonada-1647937693782
La muerte soñada
calor-conservacion-medicamentos
Cómo conservar los medicamentos con la llegada del calor
la-clave-de-la-excelencia-la-humanizacion-de-la-sanidad-1650366388018
Jornada de Buenas Prácticas: la clave de la excelencia, la humanización de la sanidad