logo_medicina
Síguenos

Lo dice la ciencia: la Navidad nos cambia el cerebro

Un equipo de científicos de la Universidad de Copenhague ha descubierto que el conocido como "espíritu navideño" incide directamente en la actividad cerebral

Compartir
Lo dice la ciencia: la Navidad nos cambia el cerebro

Por Gema Puerto

14 de diciembre de 2022

¿Por qué al llegar la Navidad aumenta la alegría, la solidaridad y el amor? ¿Es por la insistente publicidad navideña? ¿Porque se celebra el nacimiento de Jesús? ¿O todo se debe a una explicación científica? Está claro que todo suma, pero si hay que poner blanco sobre negro sobre la Navidad y sus efectos sobre el cerebro hay que evaluar lo que dice la ciencia.

Los estímulos afectivos y sociales repercuten en el funcionamiento de la mente; por eso, quienes celebran las fiestas navideñas activan más partes de la memoria y ciertas partes del cerebro relacionadas con las sensaciones motoras, mientras que las personas a las que no les gusta la Navidad y no la celebran, sufren más estrés y un incremento del cortisol (la hormona que inflama el cerebro que a niveles muy altos impacta en el sistema inmune). Todo ello viene recogido en el estudio: “Evidencia del espíritu navideño en el cerebro: estudio de resonancia magnética funcional”, de la Universidad de Copenhague, elaborado por un grupo de científicos.  

Explicación científica

Para realizar la investigación se eligieron dos grupos de personas. Por un lado, aquellas que desde la infancia siempre habían celebrado estas fechas navideñas, frente a otros individuos que no tenían tradiciones navideñas y eran más neutrales con el símbolo de la Navidad.

A ambos grupos se les mostraron imágenes navideñas intercaladas con otras que no contenían nada que simbolizara el espíritu de estas fiestas. Después se les pidió a los participantes que respondieran a un cuestionario. Los resultados fueron esclarecedores; tras realizar distintas exploraciones cerebrales con una resonancia magnética que relacionaba la actividad neuronal y el flujo sanguíneo, se concluyó que había una mayor activación en la corteza motora sensorial, la corteza motora primaria y premotora y el lóbulo parietal (inferior y superior del cerebro) en las personas que celebran la Navidad con asociaciones positivas. Por el contrario, el grupo que no había vivido tradiciones navideñas en la infancia o tenía asociaciones neutrales ante este evento festivo, no sufrió tantas alteraciones cerebrales.

Según el estudio, los que disfrutan de las fiestas liberan más oxitocina y dopamina, las hormonas de la felicidad.

La Navidad es una época especial en la que la población realiza actividades que no realiza habitualmente y el cerebro percibe estas estimulaciones derivadas de las modificaciones del entorno, lo que repercute en la producción de los neurotransmisores como la dopamina, la serotonina o el cortisol que se ven alterados por estos cambios. 

Aunque estas fechas causen alegría a muchas personas ayudándoles a segregar más dopamina y oxitocina, las fiestas también pueden causar malestar y sentimientos negativos cuando se pasa por un momento difícil como una ruptura o una pérdida de un ser querido, lo que propicia subidas de cortisol.

La investigación explica, quizás, lo que ya predijo el escritor británico Theodor Seuss Geisel, con su obra “El Grinch”, que el espíritu navideño, según se vive, puede cambiar a las personas.



Te puede interesar
existencia-especie-humana-distinta-neandertales
Investigadores españoles confirman la existencia de una especie distinta a los neandertales en Europa
confirmados-89-casos-de-viruela-del-mono-en-espana-1653643389037
Confirmados 89 casos de viruela del mono en España
hablarse-bien-y-comunicarse-con-otros-claves-de-la-salud-mental-1665406874485
Hablarse bien y comunicarse con otros, claves de la salud mental