logo_medicina
Síguenos

¿Falta de motivación para hacer deporte? La respuesta está en el intestino

Un estudio llevado a cabo en ratones ha descubierto que los microbios que se alojan en nuestro intestino (microbioma intestinal) son los que nos motivan a hacer ejercicio

Compartir
¿Falta de motivación para hacer deporte? La respuesta está en el intestino

Por Julia Porras

15 de diciembre de 2022

Investigadores de la Facultad Perelman de Medicina, de la Universidad de Pensilvania, han descubierto que la relación entre el intestino y el cerebro mejora el rendimiento a la hora de practicar ejercicio. Según el estudio realizado en ratones, la microbioma intestinal (conjunto de microbios que viven en el intestino) activa las neuronas del intestino que a su vez mandan una señal al cerebro para que éste aumente los niveles de dopamina, lo que potencia la motivación para hacer ejercicio. 

El deporte ejerce una amplia gama de efectos beneficiosos para una fisiología saludable. Sin embargo, los mecanismos que favorecen la motivación de un individuo a la hora de practicarlo siguen sin entenderse por completo. 

Para llegar a esta conclusión, los investigadores pusieron a correr en una rueda a un grupo de ratones y comprobaron su rendimiento, descubriendo que cada uno tenía una capacidad diferente y que una de las razones de esas diferencias podría estar en su metabolismo y en su microbioma intestinal.

Concretamente descubrieron que el microbioma generaba metabolitos, una sustancia producida durante el metabolismo capaz de mandar al cerebro una señal que eleva los niveles de dopamina en el cuerpo estriado (ganglio voluminoso situado en el espesor de los hemisferios cerebrales cuya función está relacionada con los movimientos musculares). 

Además, los investigadores administraron a algunos de los ratones antibióticos, que pueden destruir ciertas bacterias beneficiosas de la microbiota intestinal y provocar un desequilibrio de este ecosistema, con consecuencias a corto y largo plazo, y vieron que estos ratones disminuían su rendimiento. Mientras que a los que no se les aplicaba, continuaban rindiendo con normalidad.

En caso de encontrar esta conexión entre el intestino y el cerebro en humanos, este descubrimiento podría aplicarse para aumentar los niveles de ejercicio de personas que lo necesiten e incluso para los deportistas de élite, entre otros ámbitos.



Te puede interesar
la-variante-xe-llega-a-espana-1650542807757
La variante XE llega a España
juan-abarca-premio-emprendedor
Juan Abarca, Premio Emprendedor del Año de EY por la Zona Centro
la-vacuna-janssen-bajo-la-lupa-en-eeuu-1651838122109
La vacuna Janssen, bajo la lupa en EEUU