logo_medicina
Síguenos

"El Primer Café", con Fátima Matute, en imágenes

Compartir
"El Primer Café", con Fátima Matute, en imágenes

Por Medicina Responsable

31 de octubre de 2023

La consejera de sanidad de la Comunidad de Madrid Fátima Matute ha hablado con Ernesto Sáenz de Buruaga, presidente de Medicina Responsable, en el marco de los desayunos de “El Primer Café” sobre la situación actual del Sistema Nacional de Salud y los planes estratégicos para la sanidad en Madrid. Según la consejera, la sanidad “nunca ha dejado de utilizarse como campo de batalla en Madrid, pero el ruido no puede desviarnos de nuestra misión. Madrid va a ser un referente para hacer las cosas ben y lo que necesitemos del gobierno central trabajaremos alineados para hacerlo con ellos".

La consejera ha anunciado que para diciembre de 2004, en Madrid habrá 34.000 profesionales fijos. "Eso va a suponer que solo un 8% de todas las categorías se quedarán en el área de temporalidad". Entre sus objetivos, la doctora Matute ta,bién ha apuntado la necesidad de conseguir una financiación eficiente, no para disminuir el gasto, sino para redistribuirlo mejor. “Es fundamental hacer una buena gestión y de optimización”. En cuanto a la colaboración público-privada, la doctora Matute ha recordado que ningún sistema de salud puede vivir sin dicha colaboración, “todo aquello que aporte valor y mejore la asistencia es bueno, pero con unas reglas muy definidas y unos modelos que siempre mantengan la titularidad pública”.

Al desayuno acudieron cerca de 100 personas entre gerentes de hospital, representantes de las principales farmacéuticas y médicos de diversos hospitales de la Comunidad de Madrid.

   

Para ver más imágenes pulsa aquí



Te puede interesar
nueva-terapia-aumenta-supervivencia-ninos-leucemia-linfoblastica-aguda
Una nueva terapia aumenta hasta un 93% la supervivencia en bebés con leucemia linfoblástica aguda
diabetes-2-incremento
La diabetes tipo 2 se incrementará un 700% entre los jóvenes de Estados Unidos
programa-ecmo-doce-octubre
Mi hijo vive, gracias