logo_medicina
Síguenos

El mejor tratamiento para la enfermedad de Alzheimer: la prevención

Compartir
El mejor tratamiento para la enfermedad de Alzheimer: la prevención

Por Lucía de Mingo

28 de abril de 2022

Elementos ambientales, genéticos, un bajo nivel educativo, el estilo de vida y los problemas de salud son los cinco grandes grupos de factores de riesgo cuya modificación podría prevenir o retrasar hasta el 40% de las demencias.

Así lo ha manifestado el secretario del Grupo de Trabajo de Neurología de SEMERGEN, el doctor Enrique Arrieta, en el primer ‘Encuentro con Expertos’ organizado por la Confederación Española de Alzheimer (CEAFA).

En España existen 1.200.000 personas afectadas por alguna demencia. De hecho, la enfermedad de Alzheimer es responsable de un 60 a un 80% de los casos. Para el doctor Arrieta, si el riesgo de padecer demencia es multifactorial, las intervenciones preventivas deben ser multifactoriales. Por ello, “cuando la enfermedad ya está instaurada hay que implantar medidas de prevención que eviten complicaciones futuras. Cuánto más lentamente progrese, mejor para el enfermo y los cuidadores”, subraya.

La prevención, en todas las fases de la enfermedad

·         Prevención primaria: evita la adquisición de la enfermedad (vacunación, eliminación y control de riesgos ambientales, educación sanitaria…).

·         Prevención secundaria: detecta la enfermedad en estadios precoces y establece medidas para impedir su progresión.

·         Prevención terciaria: medidas que tratan la enfermedad y evitan que progrese y se agrave.

·         Prevención cuaternaria: actividades que evitan, disminuyen o palian el daño producido por las actividades sanitarias.

La prevención se ejercerá en todas las fases, empezando por el momento en el que la persona no tiene la enfermedad, pero está expuesta a factores de riesgo (prevención primaria). Cuando la patología ha comenzado, pero no hay síntomas ni signos de la enfermedad, se aplicará la secundaria, en cambio, cuando ya existen síntomas entrará en juego la terciaria y cuando ya se haya diagnosticado la prevención cuaternaria.

El factor de riesgo principal vinculado a la enfermedad es la edad. A este se suman los ambientales, los genéticos, los relacionados con el estilo de vida, el nivel educativo y los problemas de salud.

“Podemos intervenir en cuatro de cinco factores de riesgo, por lo que la prevención es posible”, señala Arrieta, es decir, en todos menos en los factores ligados a la genética. Además, debemos tener en cuenta que los factores de riesgo “tienen una doble cara, de riesgo y de protección”. Por ejemplo, realizar ejercicio diariamente es un factor protector, sin embargo, el sedentarismo es un factor de riesgo.

“Intervienen a lo largo de todo nuestro ciclo vital”. Por ello, el doctor hace hincapié en que hay que mantener una actitud preventiva a lo largo de toda la vida. Esto es una responsabilidad tanto individual como colectiva, el paciente ha de cuidarse y su entorno le ha de cuidar.

Sin embargo, los obstáculos presentes en Atención Primaria también influyen en los profesionales sanitarios y en la atención que éstos son capaces de dar al paciente. “Carecemos de tiempo y de formación sobre la enfermedad”, afirma el doctor. Si contaran con ello, recalca que se abriría una inmensa puerta dado que tienen el poder de conocer a los pacientes a lo largo de toda su vida.

El Arrieta ha insistido en la importancia de seguir investigando en desarrollar biomarcadores que permitan la detección de la enfermedad de Alzheimer antes de que se desarrolle la enfermedad por completo. “Después de años sin innovaciones terapéuticas, el futuro es esperanzador. Con esto pasaremos de enlentecer el deterioro de la enfermedad a detenerlo”, ha concluido.



Te puede interesar
nueva-via-para-tratar-el-tumor-cerebral-mas-letal-en-ninos-1656602734511
Nueva vía para tratar el tumor cerebral más letal en niños
medicina-política
Medicina y política
un-estudio-consigue-reparar-lesiones-en-la-medula-osea-de-ratones-1654678491379
Un estudio consigue reparar lesiones en la médula ósea de ratones