logo_medicina
Síguenos

Dia Mundial Sin Alcohol

El 60,3% de los jóvenes entre 15 y 24 años consume alcohol

Uno de cada diez jóvenes declara haber bebido de manera intensiva al menos una vez al mes en el último año

Compartir
El 60,3% de los jóvenes entre 15 y 24 años consume alcohol

Por Lucía de Mingo

15 de noviembre de 2022

El consumo elevado de alcohol es un factor de riesgo importante para las enfermedades cardiovasculares, las hepatopatías y ciertos cánceres.  Incluso un consumo de alcohol bajo o moderado aumenta el riesgo a largo plazo de estas enfermedades.

Según el Informe Anual del Sistema Nacional de Salud 2020-2021, en el último año la prevalencia de consumo de alcohol en nuestro país y en mayores de 15 años alcanza el 65,5%, aunque las diferencias entre sexos son notables. En el caso de los hombres, casi el 75% son consumidores de esta sustancia frente al 57% de las mujeres. Si ponemos el foco en la población más joven, de 15 a 24 años, la prevalencia es del 60,3%, aunque no hay unas diferencias tan marcadas entre sexos, alcanzando el 62% en hombres y el 58% en mujeres.

Por territorios también se observan notables variaciones, siendo mayor el consumo en País Vasco y Navarra (por encima del 75%) y menor en otras comunidades autónomas como Andalucía (53,3%), Ceuta o Melilla (por debajo del 50%). 

El director médico de Medicina Responsable, el doctor Pedro Gargantilla, afirma que el alcohol puede afectar a muchas zonas de nuestro organismo, especialmente a nivel hepático y cerebral. Además, destaca que también puede estar relacionado con la aparición de ciertos tipos de cáncer, como el esofágico y el vesical.

El consumo de alcohol en exceso, definido como consumir más de siete bebidas a la semana para mayores de 65 años, y más de 14 bebidas a la semana para menores 65, está relacionado con problemas de salud graves. Entre ellos determinados tipos de cánceres, pancreatitis, muerte súbita, daños en el músculo cardiaco, aumento de la tensión arterial, enfermedades hepáticas o una mayor incidencia de suicidio, señala el doctor Gargantilla.

El alcohol tiene dos caras. Por un lado, hace referencia a que algunos estudios han demostrado que su consumo moderado puede proporcionar algunos beneficios para la salud como la reducción del riesgo de padecer una enfermedad cardiaca o de accidente cerebrovascular. No obstante, “otros apuntan en otra dirección, por lo que será preciso realizar nuevos ensayos para esclarecer sus posibles beneficios”.

Además, subraya que hay situaciones concretas en las que los riesgos superan con creces cualquier tipo de beneficio que pueda reportar el alcohol como durante el embarazo en pacientes con enfermedades hepáticas crónicas, antecedentes de accidentes cerebrovasculares o en aquellos con insuficiencia cardiaca. 

Pero ¿cuánto alcohol consumen los españoles? Según la Encuesta Europea de Salud en España, el 34,5% nunca ha bebido frente al 65,5% que ha consumido alcohol en el último año. De estos últimos, en torno al 35% es bebedor habitual, es decir, bebe alcohol al menos un día a la semana y, de ellos, casi el 13% toma a diario bebidas alcohólicas. El 30% restante lo hace con una frecuencia inferior a un día a la semana. 

En el periodo 2006-2020, la prevalencia de bebedores habituales de alcohol sigue una tendencia descendente en ambos sexos con una diferencia de 13 puntos porcentuales entre 2006 (48,4%) y 2020 (35,1%).

Consumo de riesgo 

Cuando el consumo medio diario de alcohol puro supera el equivalente a 40 g/día (4 Unidades de Bebida Estándar, UBEs) para el caso del hombre y 20-25 g/día (2-2,5 UBEs) para el caso de la mujer, hablamos de riesgo. 

En España, la prevalencia de bebedores de riesgo de alcohol en la población de 15 y más años es del 1,3%, siendo los hombres los que presentan una prevalencia de consumo de riesgo mayor que la de las mujeres (1,5 contra 1,0). El perfil territorial muestra que las comunidades autónomas que presentan una mayor prevalencia de consumidores de riesgo son País Vasco, Navarra, Castilla y León y la Comunidad Valenciana. No obstante, en el periodo 2011-2020, el consumo de riesgo se ha reducido ligeramente. Los hombres bebedores de riesgo han pasado de 2,0% a 1,5% y las mujeres de 1,3% a 1,0%. 

Aunque está más que comprobado que el consumo habitual de alcohol puede generar problemas de salud en el organismo a lo largo de la vida de una persona, existe un consumo, menos habitual, que puede tener un impacto muy negativo en el corto plazo. Se trata del consumo intensivo o binge drinking, definido como el consumo de 60 o más gramos en hombres y de 50 o más gramos en mujeres y concentrado en un espacio de tiempo de entre cuatro y seis horas. En esta situación, el organismo se expone a un cierto nivel de intoxicación que puede tener notables consecuencias.

En los últimos 12 meses, el 6% de la población mayor de 15 años afirma haber hecho un consumo intensivo al menos una vez al mes. Este porcentaje se duplica en el caso de los hombres, el 8,5% frente al 3,6% de las mujeres. 

Por grupos de edad, el consumo intensivo, al menos una vez al mes, es más elevado en la población menor de 24 años (11,3%). Es decir, uno de cada diez jóvenes declara haber bebido de manera intensiva al menos una vez al mes en el último año. A pesar de ello, el patrón general de la población española sigue una tendencia descendente a medida que aumenta la edad de esta práctica.

 



Te puede interesar
mejor-momento-personas-obesidad-ejercicio
Este es el mejor momento del día para hacer ejercicio
reducen-disfuncion-muscular-epoc
Reducen la disfunción muscular asociada a la EPOC mediante la estimulación de una enzima
funcionarios-medicos-administracion-publica-personal-estatutario
Más funcionarios, menos médicos