logo_medicina
Síguenos

Alerta por el aumento de casos del virus de Marburgo

El virus ha llevado a la Comunitat Valenciana a activar el protocolo sanitario por un caso sospechoso, aunque finalmente ha sido descartado

Compartir
Alerta por el aumento de casos del virus de Marburgo

Por Julia Porras

23 de febrero de 2023

El 13 de febrero las autoridades sanitarias de Guinea Ecuatorial y la OMS comunicaron un brote de enfermedad por virus Marburgo, similar al ébola, en las provincias de Kié Ntem y Wele Nzas, en Guinea Ecuatorial, país que declaró la alerta sanitaria.

La enfermedad por el virus de Marburgo (EVM) es grave y, a menudo, mortal. Es más, el Ministerio de Sanidad ecuatoguineano señaló en un comunicado que se detectó una "situación epidemiológica inusual" en distritos de Nsok Nsomo tras la muerte de varias personas que presentaron fiebre, decaimiento, vómitos y diarreas con sangre. Por su parte, Malabo confirmaba nueve fallecidos y 16 casos sospechosos, al tiempo que ponía a más de 4.300 personas en cuarentena.

Este virus, similar al ébola, causa una fiebre hemorrágica vírica de gravedad en el ser humano. De hecho, la tasa media de letalidad de la enfermedad oscila en torno al 50%. Durante los últimos brotes, estas tasas han oscilado entre el 24% y el 88% en función de la cepa vírica y del tratamiento de los casos.

Aunque la rehidratación y la administración rápida de tratamiento sintomático mejoran la supervivencia, no se ha demostrado la eficacia de ningún tratamiento para neutralizar este virus, si bien se están desarrollando varios tratamientos inmunológicos, farmacológicos y con hemoderivados.

Este fin de semana, la Comunitat Valenciana ha activado el protocolo sanitario por un caso sospechoso de esta infección. El caso, de un hombre de 34 años con síntomas compatibles con la enfermedad, ha sido finalmente descartado. Aun así, ante la alerta sanitaria, la ministra de Sanidad, Carolina Darias, ha asegurado que el riesgo por el virus de Marburgo "está circunscrito" a Guinea Ecuatorial, pero por supuesto, "hay que estar alerta y monitorizando”. La ministra ha apuntado que "con las lecciones de la pandemia aprendidas es necesario estar preparados", por lo que “desde el Ministerio estamos monitorizando en permanente contacto con la OMS y las autoridades locales".

El virus de Marburgo

Se cree que el huésped natural del virus de Marburgo es el murciélago de la fruta (Rousettus aegyptiacus, de la familia Pteropodidae). El virus se transmite de estos murciélagos al ser humano y se propaga entre estos directamente. La EVM se identificó por vez primera en 1967, tras registrarse simultáneamente brotes en Marburgo y Frankfurt (Alemania) y en Belgrado (Serbia), de ahí su nombre.

En cuanto a la transmisión de la enfermedad, inicialmente la infección humana por EVM se debe a la estancia prolongada en minas o cuevas habitadas por colonias de murciélagos Rousettus. La transmisión entre personas ocurre por contacto directo de la piel lesionada o las mucosas con sangre, secreciones, órganos u otros líquidos corporales de personas infectadas, así como con superficies y materiales contaminados con dichos líquidos, como ropa personal o de cama. También al entrar en contacto con cadáveres infectados.

Se han descrito casos de transmisión al personal sanitario que atiende a pacientes con EVM, a través del contacto estrecho sin las debidas precauciones con el material usado para el control de la infección, lo que se asocia con una mayor gravedad de la enfermedad, a un agravamiento más rápido y, posiblemente, a una mayor tasa de letalidad.

Síntomas de la EVM

El periodo de incubación (es decir, el intervalo entre la infección y la aparición de los síntomas) oscila entre 2 y 21 días. La EVM empieza bruscamente, con fiebre elevada, cefalea intensa y gran malestar, así como con frecuentes dolores musculares. Al tercer día pueden aparecer diarrea acuosa intensa, dolor y cólicos abdominales, náuseas y vómitos. 

Muchos enfermos tienen manifestaciones hemorrágicas graves a los 5 o 7 días y los casos mortales suelen presentar alguna forma de hemorragia, a menudo en varios órganos. La presencia de sangre fresca en los vómitos y las heces suele acompañarse de hemorragia por la nariz, las encías y la vagina. Durante la fase grave de la enfermedad, los pacientes presentan persistentemente fiebre elevada. La afectación del sistema nervioso central puede producir confusión, irritabilidad y agresividad. En los casos mortales, la muerte suele producirse a los ocho o nueve días del inicio de los síntomas y suele estar precedido de grandes pérdidas de sangre.



Te puede interesar
arboles-reducen-mortalidad
Cubrir las ciudades con un 30% de árboles evitaría un tercio de las muertes por calor
divulgacion-cientifica-opinion
Divulgación científica: ¿es necesaria?
mosca-negra-insecto-que-invade-madrid
La mosca negra, el insecto que tiene en alerta a Madrid