logo_medicina
Síguenos
El Fonendo

Violentos, estúpidos y cobardes

Compartir

Por Luis del Val

18 de agosto de 2023

Entiendo el proceso de la indignación en un hospital, porque la frustración se va convirtiendo en cólera, y bajo la cólera y la ira se abre el camino a la violencia. Entender no es admitir la violencia, ni tener misericordia con el violento. Y, personalmente, no la tengo con quien emplea la violencia contra una mujer, contra un niño o contra un médico. El último caso del que se informó en medicinaresponsable.com fue el de un violento que atacó a una médico embarazada. Este es el campeón de nuestro desprecio, porque la emprendió a golpes con una mujer, con una médico, y con el niño que se estaba formando en sus entrañas. Hay que ser despreciablemente bruto para una acción así. Además, hay que ser necio para no entender que la falta de atención y urgencia hospitalaria no es responsabilidad, ni corresponde a un enfermero, a una médico, o a un conductor de ambulancia. Y, además, hay que ser enormemente cobarde para pegarle a una mujer embarazada. Todos los violentos que atacan al personal sanitario son un mezcla despreciable de brutalidad grosera, ignorancia majadera y cobardía con certificado cum laude. O sea, violentos, estúpidos y cobardes.



Te puede interesar
China-Covid-colapso
El sistema sanitario chino al borde del colapso
sindicatossociedadescientificasasociacionespidensolucionurgenciasextrahospitalarias
La profesión médica pide una solución al nuevo modelo de urgencias de Madrid
grupo-ribera-apuesta-por-IA
Ribera apuesta por la IA para prevenir el cáncer de mama gracias al proyecto ODELIA