logo_medicina
Síguenos
El Fonendo

Perseguir a humildes enfermeras

Compartir

Por Luis del Val

20 de octubre de 2023

Sí, según dice el Diccionario de la Real Academia Española, gilipollez es la acción llevad a acabo por un gilipollas, el consejero de salud de la Generalitat. Manel Balcells se portó como tal, ante las manifestaciones de una enfermera andaluza, contratada en un hospital catalán, a la que le pareció una gilipollez la exigencia lingüística para llevar a cabo su cometido. Entonces, el consejero de Salud, Manel Balcells, no en Internet, sino ante los periodistas, declaró solemnemente: “Declaraciones como ésta son intolerables en una servidora pública. Desde el centro hasta el departamento de Salud llegaremos hasta el fondo de la cuestión. Abrimos un expediente”.

Vamos, toda la consejería desde el consejero hasta el último subalterno, trabajando día y noche para llegar al fondo de la cuestión, y la cuestión era que una enfermera había comentado que le parecía una gilipollez lo del examen lingüístico, y es que en los hospitales de Cataluña parece que causa menos alarma la incompetencia -demostrada ampliamente durante la vacunación de la Covid- que no pronunciar bien la lengua autonómica. La insólita persecución hacia la enfermera andaluza y otra compañera se remató no renovándoles el contrato. Ya saben, si una enfermera pone mal una vía o se equivoca en la administración de un fármaco, nadie de la Generalitat protesta, pero cuidado si no se toma en serio aprender bien el catalán. El hospital Vall d’Hebron no le renovó el contrato, ni a la enfermera, ni a la amiga. En las redes sociales sufrieron la misma persecución que en el terreno administrativo, y las amenazaron incluso de muerte. Ahora, la Fiscalía dice que la Generalitat no es culpable de nada y que sí reconoce que hubo expresiones ciertamente ofensivas, pero no ve delito de odio. Si al fiscal que ha redactado el informe, o a su madre, o a un familiar, le hubieran insultado la cuarta parte de lo que insultaron a las enfermeras, a lo peor no sostenía el mismo criterio. Ya saben, enfermeros españoles: por muy eficientes y buenos profesionales que sean, no vayan a los hospitales catalanes en general, ni al Vall d’Hebron en particular. A no ser que sepan más de lingüística catalana que de su admirada y sacrificada profesión.



Te puede interesar
gafas-realidad-virtual-recuperar-movilidad
Gafas de realidad virtual para recuperar la movilidad en pacientes con lesiones medulares
mejores-hospitales-ranking-espana
Estos son los diez mejores hospitales de España
cataluna-primera-comunidad-autonoma-reconoce-tercer-sexo-administrativo
Cataluña, primera comunidad autónoma en reconocer el tercer sexo en documentos administrativos