logo_medicina
Síguenos

Astrazeneca: agradecimiento y responsabilidad

Compartir
Astrazeneca: agradecimiento y responsabilidad

Por Medicina Responsable

7 de mayo de 2024

La postura de Medicina Responsable ante los laboratorios farmacéuticos, es objetiva y libre de prejuicios. Ni somos accionistas de esas empresas -y, por tanto, no nos afectan sus ganancias o sus pérdidas- ni estamos atrapados en un sectarismo ideológico, donde el beneficio económico nos parezca un pecado capitalista.

La pandemia de la Covid nos pilló de sorpresa, como es lógico, porque ninguna sociedad puede estar amedrentada por lo que pueda suceder. En tiempos medievales, las pandemias causaban mortandades que llegaban a lo monstruoso, y la Historia es una historia de enfermedades, que causaban estragos en todas partes, fuese por la lepra, la viruela, la rabia o un largo etcétera que pasa de la decena. En el siglo XXI, como ha ocurrido en el XX, el potencial investigador de los laboratorios, y el esfuerzo inmenso que desarrollaron los científicos, lograron, en un periodo de tiempo asombroso, alumbrar una vacuna eficaz contra un monstruo que se llevaba decenas de miles de vidas a diario. Gracias a Pfizer, Moderna, Janssen o AstraZeneca, millones de personas conservamos la salud o evitamos la muerte. 

En tiempos normales, los medicamentos nuevos, desde que se descubren hasta que se experimentan -y, luego, se autorizan- recorren un largo trecho que se puede contar por años. En tiempos de pandemia la acuciante urgencia de salvar vidas aconsejaba rebajar exigencias de periodos largos de experimentación, porque la fabricación de ataúdes no daba abasto para enterrar a las víctimas de la Covid. Y todas las vacunas tuvieron un índice de eficacia que podemos calificar de sobresaliente.

Hace unos días, AstraZeneca, de manera voluntaria, ha decidido retirar la comercialización de su vacuna, y ha reconocido que, entre los efectos secundarios -y de eso se ha informado en estas páginas- podrían haberse derivado algunas causas de trombosis. 

Ningún medicamento es inocuo y cualquier medicamento tiene efectos secundarios, incluso el modesto ácido acetilsalicílico, que contiene la aspirina. La calificación de peligrosidad se basa en dos aspectos: la gravedad del efecto secundario, y la probabilidad porcentual. Tanto uno como otro están relacionados, y en cualquier prospecto de medicamento se habla de consecuencias cuantitativas: un caso cada mil, cada diez mil, cada cien mil, etcétera. Sucede algo parecido con la comida que consumimos. Un ataque de celiaquía puede llevar a una persona incluso a la muerte, pero a nadie se le ha ocurrido prohibir los alimentos y bebidas que contienen gluten, como el pan, los pasteles, la cerveza, los cereales, las galletas y las tartas. 

El comportamiento de los laboratorios en la lucha contra la pandemia fue espectacularmente positiva. Todos. Y AstraZeneca fue uno de los cuatro gigantes. Pero, además del agradecimiento, queremos resaltar la honradez y sentido de responsabilidad de la compañía, que ha publicitado sus informes, y ha retirado un producto que ninguna ley le discutía. Es un comportamiento que nos gustaría que nunca fuera excepción en la industria farmacéutica.



Te puede interesar
pensando-nosotras-jornadas-directo
“Pensando en nosotras”, XI jornadas para pacientes y familiares con cáncer de mama
migrana-pacientes-estigmatizados-trabajo-guia
El 62% de las personas con migraña se sienten estigmatizadas en su trabajo
pfizer-moderna-astrazeneca-janssen-responsabilidad-social
Pfizer, Moderna, Astrazeneca y Janssen, Premio Latido a la Responsabilidad Social