logo_medicina
Síguenos

“Lo preocupante para un médico es no poder demostrar que ha actuado con todos los medios”

Carlos León, dir. jurídico del despacho DS Legal, habla sobre el aumento de las reclamaciones y cómo deben afrontarlas los médicos

Compartir
“Lo preocupante para un médico es no poder demostrar que ha actuado con todos los medios”
Carlos León, director jurídico del despacho DS Legal

Por DS Legal

11 de julio de 2024

Entrevistamos a Carlos León, director jurídico del despacho DS Legal, para hablar sobre el aumento de las reclamaciones sanitarias y cómo deben afrontarlas los médicos para que no les afecte en su vida personal y profesional.

Cada vez se escuchan más condenas a los médicos y de mayor cantidad, ¿deben estar preocupados los médicos?

Me gustaría poder decir que no, pero no estaría siendo sincero.

La realidad es que hoy por hoy me daría miedo que mis hijos me dijeran que quieren ser médicos. En primer lugar, porque no son valorados como merecen; en segundo lugar, por estar sometidos a mucha presión, y en tercer lugar, veo los riesgos legales que tienen cada día y me daría autentico pánico como padre pensar que tuvieran que sufrir esa presión judicial y el riesgo que por un error involuntario, como el que todos podemos tener, ser inhabilitados o estar 10 años bajo la pena de banquillo o que las cantidades indemnizatorias sean tan altas que no exista capital del seguro que cubra las indemnizaciones.

En los últimos tiempos, la sociedad se ha vuelto más reivindicativa, los medios de comunicación se hacen más eco de las condenas o de reclamaciones por presunta mala praxis, lo que provoca esa sensación de aumento de supuestas negligencias médicas. Pero todos los días, son más las sentencias favorables a los profesionales sanitarios que las condenas. Nuestros profesionales sanitarios son de lo mejor de esta sociedad, pero poco a poco nos estamos cargando esa visión que tenemos de ellos y, además, les estamos quitando la vocación.

Las condenas no creo que hayan aumentado como tal o por lo menos en nuestro despacho estamos muy contentos con los resultados alcanzados, pues no hemos notado desviación del éxito sobre los expedientes defendidos. Lo que sí es cierto es que, en caso de condena a los profesionales, las cuantías son más elevadas debido al efecto del nuevo baremo de tráfico utilizado en los siniestros de responsabilidad civil profesional.

Para ayudar a los médicos a evitar que se sientan desprotegidos desde las instituciones políticas, los propios colegios de médicos o sociedades científicas deberían de impulsar leyes o al menos modificarlas con el objetivo de proteger a los profesionales médicos del aumento de la litigiosidad en el ámbito penal y que no sean los únicos profesionales que, por un error que todos podemos tener y no siendo la actitud dolosa, puedan ser inhabilitados con penas de hasta seis años.

Antes exigíamos a los médicos estar preparados desde el punto de vista científico, ahora les obligamos a estar preparados y bien informados sobre las leyes y regulaciones que rigen la práctica médica. Es fundamental, por ello, que los médicos se involucren activamente en su formación continua, y las nuevas normativas que puedan afectarles. Además, la preparación incluye tener una estrategia clara para manejar situaciones de crisis y conocer los pasos a seguir en caso de una demanda o querella.

No podemos llegar a situaciones, como en Estados Unidos, en las que los médicos se niegan a intervenir ante el temor de que el resultado de dicha intervención no sea la esperada y se produzca una reclamación por negligencia que acabe con su carrera profesional e incluso les produzca una quiebra económica.

¿Cómo funciona el baremo de accidentes de tráfico y por qué se aplica en las reclamaciones sanitarias?

El baremo de accidentes de tráfico es una tabla que establece indemnizaciones estandarizadas por daños y perjuicios derivados de accidentes de tráfico. Este baremo proporciona un sistema estructurado para evaluar las compensaciones, considerando factores como la gravedad de las lesiones, el tiempo de recuperación, las secuelas permanentes, lucro cesante y otros daños colaterales. Este enfoque estandarizado permite calcular de manera objetiva las indemnizaciones, evitando subjetividades y asegurando una evaluación equitativa para todos los casos similares.

En las reclamaciones sanitarias, este baremo se está utilizando de manera analógica para determinar las indemnizaciones por presunta mala praxis. Sin embargo, al no existir un baremo específico para este tipo de reclamaciones, se parte de una valoración viciada per se de inicio. A diferencia de los siniestros de tráfico, donde la responsabilidad es cuasi objetiva, en el caso de lesiones sólo se evita la indemnización en los casos de fuerza mayor o culpa exclusiva de la víctima, en la responsabilidad sanitaria la responsabilidad es subjetiva. 

Además, los seguros de autos tienen un seguro obligatorio mínimo de 70 millones de euros para cada víctima de un siniestro de tráfico y 15 millones de euros por siniestro para daños en los bienes. Sin embargo, en el caso de los profesionales sanitarios no existe un capital mínimo para suscribir, no hay un seguro obligatorio como en otras actividades, y los capitales que están dispuestos a suscribir las entidades aseguradoras no son tan altos como algunas de las recientes sentencias que se han conocido, lo que obligaría a los profesionales a pagar de su patrimonio y ahorros. Por último, y no menos importante, las primas de seguro son bastante más altas que las primas de autos. 

A falta de un baremo especifico, utilizar el baremo de accidentes de tráfico en reclamaciones sanitarias puede proporcionar una sensación de seguridad jurídica para evaluar los daños sufridos, pero habrían de introducirse, a mi entender, elementos correctores que mitigaran el valor, ya que parece que nos olvidamos que el paciente se opera muchas veces es poque la intervención es necesaria, que cuando ha entrado en un quirófano es por las dolencias y enfermedades previas y que no se le puede exigir a los profesionales resultados de las intervenciones.

El baremo de accidentes de tráfico se modificó y se actualizó en 2016, lo que resultó en un aumento significativo de las indemnizaciones sobre todo en muertes y grandes lesionados. Actualmente se están empezando a notar el aumento en las indemnizaciones derivado de la actualización del baremo de 2016 con indemnizaciones de 4 millones de euros o más, lo que supone graves quebrantos para los profesionales, pero también las comunidades autónomas que tienen dificultades para asegurarse, abandono de aseguradoras o el aumento de primas de seguros. 

¿Cuáles son las principales causas de demandas contra médicos en la actualidad y cómo han evolucionado en los últimos años?

Por desgracia son más defectos burocráticos, es decir, defectos de información, ausencia de consentimiento informado o errores en la historia clínica que cuestiones puramente médicas.

Las principales causas de demandas contra médicos incluyen incumplimiento de las expectativas de los pacientes, errores de diagnóstico, fallos en el tratamiento, defectos de ejecución y planificación. 

Lo verdaderamente preocupante para un médico en una reclamación es no poder demostrar que ha actuado con todos los medios posibles, sobre todo en el ámbito penal. Esta incapacidad de demostrar una adecuada atención generalmente se debe a errores en la documentación, como un consentimiento informado incompleto o una historia clínica mal redactada o insuficiente. La documentación adecuada es crucial para la defensa en caso de una demanda, ya que proporciona evidencia de que el médico ha seguido los protocolos correctos y ha informado debidamente al paciente sobre los riesgos y beneficios de los tratamientos.

Todo ello tiene un efecto pernicioso y crece por lo tanto la exigencia burocrática de los médicos que evidentemente irá en detrimento del tiempo que pueden usar para los pacientes.

¿Existen prácticas que buscan el resquicio para poner una reclamación?

Sí, existen algunas prácticas poco éticas que buscan explotar cualquier error médico, por pequeño que sea, para interponer reclamaciones. Buscan aprovecharse de la vulnerabilidad tanto de los pacientes como de los profesionales sanitarios. Sin embargo, la mayoría de las reclamaciones provienen de pacientes genuinamente afectados por algún tipo de negligencia médica.

Y a los profesionales sanitarios, ¿cómo les afecta?

Muy negativamente, sobre todo con la primera reclamación, se produce una situación de inseguridad, que irá pasando por diferentes estados desconfianza y miedo, así como una medicina defensiva, lo que puede afectar su desempeño y su relación con los pacientes. Además, existen otros daños colaterales pues evidentemente cualquier persona que esté envuelta en una reclamación donde se solicita prisión o la inhabilitación, se verá mermada personal y familiarmente.

Por ello, es crucial que los profesionales sanitarios estén bien informados y cuenten con el apoyo adecuado para defenderse de reclamaciones

Aparte de un buen seguro, ¿qué otras medidas pueden tomar los médicos para protegerse?

Además de contar con un buen seguro, los médicos pueden tomar varias medidas para protegerse. Mantener una comunicación clara y abierta con los pacientes es fundamental para establecer una relación de confianza y evitar malentendidos que puedan derivar en reclamaciones. Documentar meticulosamente todos los aspectos del tratamiento y asegurarse de obtener el consentimiento informado de manera adecuada son prácticas esenciales para demostrar que se han seguido los protocolos correctos y se ha informado debidamente al paciente sobre los riesgos y beneficios de los tratamientos.

Ser realistas con el paciente y no dulcificar la situación: la creación de expectativas y la no consecución de las mismas lleva aparejada la frustración y, por ende, la reclamación. Es mejor informar al paciente de la realidad de muerte o de que incluso salga peor de la intervención, que decir que todo va a ir maravillosamente bien. La medicina es una ciencia inexacta y son miles las variables que pueden ocurrir.

Continuar su formación profesional es otra medida clave para la protección de los médicos. La educación continua no solo mejora las habilidades clínicas, sino que también proporciona una comprensión más profunda del entorno jurídico en el que operan y que por desgracia en las Universidades no se enseña. En este sentido nosotros no sentimos muy orgullosos formando a profesionales sanitarios en el Máster de Peritaje Médico y Valoración del Daño Corporal de la Fundación Uniteco o en las webinar y charlas que damos en hospitales públicos o privados, acercando el mundo legal a los profesionales sanitarios, aportando nuestro granito de arena en su protección. En DS Legal estamos muy concienciados con esto y ofrecemos formaciones regulares a nuestros clientes.

 



Te puede interesar
motivo-del-viaje-por-salud-1649245810286
¿Motivo del viaje? Por salud
moleculas-fagos-muerte-bacterias-resistentes
Desarrollan moléculas capaces de matar a las bacterias resistentes a los antibióticos
medicina-responsable-inicia-su-camino-hacia-la-humanizacion-sanitaria
Medicina Responsable inicia su camino hacia la humanización sanitaria