logo_medicina
Síguenos

Un hospital madrileño convierte el área pediátrica en una aventura para los niños

El proyecto “Diario de un viajer@ intrépid@” convierte la trayectoria quirúrgica de los menores en toda una aventura para mejorar su experiencia y reducir el estrés en el proceso

Compartir
Un hospital madrileño convierte el área pediátrica en una aventura para los niños

Por Julia Porras

11 de abril de 2023

Zahara tiene seis años y un pequeño desgarro en el lóbulo de la oreja; un problema de salud leve, pero que le ha obligado a pasar por quirófano para su correcto abordaje y solución. Todo un reto que, como a tantos otros pequeños, ha supuesto miedo, nervios y mucha preocupación e inquietud a sus padres. Zaraha y su madre, Aránzazu, llegaron al Hospital Universitario General de Villalba, integrado en la red pública madrileña. La sorpresa fue conocer y vivir en primera persona el proyecto “Diario de un viajer@ intrépid@”, que transformó este proceso en toda una aventura que mejoró la experiencia de ambas y redujo el estrés que provoca esta situación.

Esta iniciativa de humanización pediátrica convierte la trayectoria quirúrgica de los pacientes menores de edad en un “viaje” en el que, en cada etapa del proceso quirúrgico, ganan un nuevo sello para su pasaporte. La imaginación, la decoración de las salas de espera, boxes de preparación y recuperación, el papel y los mensajes de los profesionales son algunos de los elementos que ayudan a reducir el estrés en el proceso, de los pequeños y de sus padres. “La cirugía se convertirá así en un viaje por un mundo mágico en el que la fantasía e imaginación del niño le acompañarán en una aventura mágica”, asegura Susana Zafra Llorente, responsable del Servicio de Información, Experiencia de Paciente y Trabajo Social del Hospital de Villalba.

La iniciativa partió de la base de que la hospitalización y el procedimiento quirúrgico de un niño genera un alto nivel de ansiedad, tanto para él como para sus padres, que puede tener manifestaciones psicológicas y fisiológicas. Para ello, plantea el proceso como un viaje que el pequeño recorrerá con un pasaporte y visado especial de “viajero intrépido”, con cuya entrega y primer sello, nada más llegar al hospital, comenzará una aventura que continuará en Admisión del Bloque Quirúrgico, el box de preparación y terminará en la sala de despertar, donde conseguirá el último, como broche final de la intervención. Para ello, el pasaporte incluye un “mapa” que representa el procedimiento quirúrgico y en el que cada parada del recorrido equivale a una parte de la trayectoria o a un área hospitalaria por la que el pequeño debe pasar, hasta salir del circuito, con el alta del menor. 

“Diario de un viajer@ intrépid@” se integra en la estrategia de humanización de la asistencia sanitaria del hospital, tal y como explica Zafra, quien asegura que los padres y los propios niños están valorando muy positivamente el proyecto. “Cuando un padre está nervioso, el niño también lo está”, apunta Laura Bote Curiel, enfermera coordinadora del Bloque Quirúrgico del General de Villalba. Por ello, “el proyecto está orientado a promover la participación activa de los padres en el proceso quirúrgico y a involucrar en él también a los niños informando a unos y otros de las fases y pasos de los que constará para disminuir la ansiedad al respecto”. 

Desde el punto de vista clínico, las ventajas de la iniciativa son claras. A juicio del doctor Ennio José Fuentes Ceballos, cirujano pediátrico del hospital, “el estado emocional de los niños es muy importante para afrontar la intervención, y está demostrado que disminuir el estrés, tanto en ellos como en sus padres, influye mucho en ese aspecto”, asevera. En este sentido, la iniciativa persigue también contribuir a disminuir la incidencia de administración de fármacos hipnóticos-sedantes durante el preoperatorio, evitando con ello sus efectos secundarios, así como de la inestabilidad hemodinámica y la administración de analgésicos postquirúrgicos.

En cuanto a los padres, y a la vista de los resultados, “Diario de un viajer@ intrépid@” está mejorando su experiencia y grado de satisfacción. “Los nervios los llevas por dentro, pero que el proyecto nos haga participar en este ‘viaje’ ayuda mucho, y a ellos les permite vivir el proceso desde la perspectiva de una aventura, de conseguir todos los sellos, evadiéndose del sitio en el que están, un hospital, y la intervención a la que se van a someter”, reconoce Aránzazu, encantada con el proyecto, que califica de “maravilloso” desde su experiencia personal.

“Diario de un viajer@ intrépid@” fue galardonado por “Cars for Smiles” -organización sin ánimo de lucro que trabaja para mejorar la calidad de vida de niños y jóvenes que sufren de alguna enfermedad o condición difícil- con un premio que ha permitido su implementación.



Te puede interesar
andalucia-y-galicia-vacunaran-contra-la-gripe-a-ninos-de-entre-seis-meses-y-cinco-anos
Andalucía y Galicia vacunarán contra la gripe a niños de entre seis meses y cinco años
medicina-responsable-baila-ritmo-musicos-salud-congreso
Medicina Responsable baila al ritmo de Músicos por la Salud en el Congreso
sexo-testosterona
Sexo: cuestión de testosterona