logo_medicina
Síguenos

La euforia de ganar la lotería

La segregación de dopamina produce bienestar y placer para el ser humano

Compartir
La euforia de ganar la lotería
@pexels

Por Aurora Molina

21 de diciembre de 2023

Estás en el sofá de casa con la televisión encendida. Haciendo zapping recuerdas que es el día de la Lotería de Navidad y decides poner el canal que lo retransmite. Piensas que no te va a tocar, porque todos los años te pasa igual, pero aun así lo ves. Desistes y decides ponerte a otras cosas. De repente escuchas una combinación que te suena familiar y vas corriendo a buscar ese décimo que compraste el día anterior por compromiso. Vuelves a mirar el número, coges tu móvil y buscas si realmente la combinación es correcta. Lo es, no te lo puedes creer todavía. Espera, ¿te ha tocado la lotería? ¿Y ahora qué vas a hacer con ese dinero? 

Ganar un décimo de lotería, según los expertos, tiene una serie de beneficios positivos para nuestras emociones. La cuestión, tal y como señala la psicóloga Elena Dapra, recae en la dopamina, definida como una sustancia cerebral encargada de activar las áreas de nuestro cerebro relacionadas con el placer. “Ganar la lotería provoca grandes niveles de liberación de dopamina, que está relacionada con el bienestar y la sensación de placer. Esto hace que nos sintamos muy bien” en ese momento. Lo que hace la dopamina, añade, es que “aparezcan emociones agradables, aunque hay una distinción entre la dopamina que segregamos antes de que nos toque el premio y la del momento justo en el que nos toca. No obstante, cualquiera de las dos nos provoca sensaciones de esperanza, de ilusión… son emociones agradables”. Eso sí, a la hora de gestionar estas emociones, la psicóloga Dapra recomienda hacerlo “con cautela, de una forma sana y no pasándonos a emociones más fuertes como la euforia”.

Qué tenemos que hacer 

Cuando nos vemos con grandes cantidades de dinero a nuestra disposición, posiblemente sintamos impulsos de lo que queremos hacer con esa cifra. Sin embargo, según la psicóloga Elena Dapra, debemos tener claras nuestras “estrategias”. Es importante tener claro “qué uso se le va a dar al dinero, los objetivos del futuro, qué es lo que queremos y lo que no queremos hacer, qué podemos conseguir, etc.”. En cambio, estas decisiones y pensamientos deben hacerse a posteriori, cuando las emociones ya se han calmado. “Hay que esperar a que baje la intensidad para tomar decisiones. Una vez que baje esa intensidad, aconsejo ir a un asesor fiscal que nos informe de todo lo que tenemos que hacer, cómo debemos hacerlo y saber qué oportunidades tenemos con esa cantidad de dinero”, concluye. 



Te puede interesar
toda-la-culpa-no-ministra
Toda la culpa no es de la Ministra
abordaje-de-la-epilepsia-la-importancia-del-diagnostico-avanzado
Abordaje de la epilepsia: la importancia del diagnóstico avanzado
robot-ela
Crean un brazo robótico para dar autonomía a los enfermos de ELA