logo_medicina
Síguenos

Ya es posible la estimulación cerebral profunda en remoto a través de una tablet

El Hospital Ruber Internacional ya es capaz de controlar los síntomas neurológicos y psiquiátricos en enfermos que afectan al sistema nervioso, a través de una Tablet

Compartir
Ya es posible la estimulación cerebral profunda en remoto a través de una tablet

Por Andrea Martín

12 de febrero de 2024

La salud neurológica se encuentra en el centro de la atención pública a medida que los síndromes neurodegenerativos, una categoría de trastornos que afectan al sistema nervioso, preocupan cada vez más a las personas y a los profesionales. Estos trastornos se caracterizan por la pérdida progresiva de funciones cerebrales, siendo el Parkinson una de las más comunes, entre otras muchas. Además, la incapacidad secundaria a trastornos psiquiátricos, que no mejoran con medicación o terapias psicológicas, está generando creciente preocupación entre los profesionales de la salud y la comunidad científica.

Dentro de los distintos tratamientos que existen desde hace años, destaca la estimulación cerebral profunda (ECP). Una terapia que, según la doctora Cristina Torres Díaz, especialista de la Unidad de Neurocirugía Funcional del Hospital Ruber Internacional, “se lleva utilizando varias décadas en pacientes con Parkinson o con temblor esencial. Además, esta terapia se está investigando en otras enfermedades como la depresión farmacorresistente, la anorexia nerviosa o la esquizofrenia, y se ha demostrado que es muy útil para tratar y controlar el dolor neuropático”.

El procedimiento que se realiza mediante una cirugía consiste en colocar un electrodo dentro del cerebro en un sitio concreto dependiendo de la enfermedad. “El electrodo se conecta a unos cables por debajo de la piel y, luego, a una batería. Es una especie de marcapasos cerebral”, explica la doctora Torres.

Una aplicación más novedosa

En la actualidad, la estimulación cerebral profunda se está aplicando de una manera todavía más novedosa. Tal y como subraya Torres, “a partir de la Covid estamos utilizando unos electrodos que se pueden programar a distancia. Es decir, implantamos el dispositivo en un paciente y empezamos con poca corriente. Durante un mes, más o menos, vemos qué tal va y, si no se encuentra bien del todo y necesita subir esa corriente, tiene que volver a consulta para que le subamos otro poco la estimulación y a lo mejor le bajamos un poco la medicación que estaba tomando”.

Pero que el paciente vuelva al hospital no siempre es fácil. En ese sentido, el Hospital Ruber Internacional trata a pacientes procedentes de Panamá, de Venezuela y de otros países, por “lo que requería visitas frecuentes y era un poco duro para ellos. La novedad que estamos presentando es que ahora, la regulación remota de la función cerebral es posible. El Hospital Ruber Internacional ya es capaz de controlar los síntomas neurológicos y psiquiátricos a través de una Tablet. Se puede subir o bajar la estimulación a distancia, con wifi. Da igual que el paciente esté en Perú o a mi lado, yo puedo cambiar los parámetros de estimulación”, destaca la experta.

Una cirugía para todas las edades 

Para llevar a cabo la estimulación cerebral profunda, el especialista hace unos trépanos en el cráneo e introduce el electrodo. “La zona del cerebro donde se quiere implantar está personalizada, es decir, invertimos mucho tiempo haciendo cálculos, dependiendo del paciente, para saber cuál es el área idónea dentro de su cerebro”, detalla la doctora Torres.

La cirugía, dependiendo de si es unilateral o bilateral y de si el paciente está despierto o dormido, puede durar desde tres hasta seis horas, aproximadamente. Respecto al postoperatorio, “en general, no es malo porque, en realidad, se hace dos pequeños trépanos en el cráneo, en una zona que, en general, no suele doler. Después, el paciente se despierta bien, pero lo que molesta un poco más es la zona de la batería, que se implanta en la grasa que está en la zona del pectoral, pero, a las 24 horas, ya está caminando, comiendo… A pesar de que es una cirugía cerebral el postoperatorio, es bien tolerado”, señala la doctora.

Esta intervención se lleva a cabo tanto en pacientes mayores, de hasta 70 o 75 años, como en niños y es que, “cuanto antes se les trate, mejor para evitar deformidades y para que se puedan manejar bien en el colegio, por ejemplo”, apunta Torres.

La estimulación cerebral profunda se realiza en “muy pocos centros y muy especializados”, puntualiza Torres, quien añade que se está llevando a cabo en ciudades como Madrid, Barcelona y Sevilla. “No se hace en cualquier hospital, ya que el centro tiene que contar con un equipo muy experimentado”.



Te puede interesar
dieta-vegetariana-reduce-riesgo-enfermedad-cardiovascular
Las dietas vegetarianas reducen el riesgo de enfermedad cardiovascular
arranca-la-marcha-"caminemos-por-la-esclerosis-multiple"-1653913776877
Arranca la marcha “Caminemos por la esclerosis múltiple”
fundacion-cofares-fundacion-juegaterapia-proyecto-esencias-retiro
La Fundación Cofares premia a la Fundación Juegaterapia por su proyecto “Esencias del Retiro”