logo_medicina
Síguenos

Analgésicos y deporte de élite: estos son los riesgos para la salud

El consumo de analgésicos, incluyendo algunos opioides, se extiende entre los deportistas. Aunque su uso no es ilegal, algunos médicos piden que sean incluidos en la lista de la Agencia Mundial Antidopaje

Compartir
Analgésicos y deporte de élite: estos son los riesgos para la salud

Por Gema Puerto

6 de marzo de 2023

Es habitual que, en los grandes campeonatos deportivos, como por ejemplo en el Mundial de Fútbol, el 60% de los jugadores tomen analgésicos antes de saltar al campo. Es más, la mitad de los deportistas lo hace de manera sistemática, según un estudio de la British Journal of Sport Medicine. Pero este hábito no es exclusivo del mundo del fútbol.  Los expertos advierten que también los ciclistas, triatletas y corredores, con el fin de reducir la inflamación, aumentar la tolerancia al dolor o tratar algunas lesiones, tienden a incrementar el consumo de analgésicos como el paracetamol, los esteroides o los antiinflamatorios, con los consiguientes riesgos para la salud.

Tanto es así que el pasado año, la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) incluyó entre los compuestos prohibidos a partir de 2024 el tramadol, un analgésico muy utilizado entre la élite deportiva.

El tramadol es un analgésico opioide muy extendido entre los ciclistas de élite, ya que, por sus propiedades, ayuda a soportar el dolor y permite sostener mejor los esfuerzos de máxima intensidad. Tradicionalmente ha sido utilizado en ciclismo de competición, por ello la Unión Ciclista Internacional desde hace unos años implementó un programa propio y específico para este compuesto, ya que su consumo regular no es tan beneficioso como parece; está asociado a una disminución de la capacidad cognitiva, por lo que puede provocar mayores caídas.

Como explica Jesús A. Muñoz-Guerra Revilla, jefe del departamento de Control del Dopaje de la Comisión Española para la Lucha Antidopaje en el Deporte (CELAD) “aunque el tramadol no está en la lista de sustancias prohibidas del año 2023, (este año está dentro del programa de seguimiento de la Agencia Mundial Antidopaje, la World Anti-Doping Agency (WADA), con el fin de determinar su posible abuso en el deporte), este medicamento provoca en algunos consumidores mareos, náuseas o dolores de cabeza y, si bien es útil para mitigar el dolor, estos efectos son muy peligrosos en la práctica deportiva, puesto que para un deportista -pongamos el caso de un ciclista- que pierde el control de su bicicleta, es un peligro para él y para el resto del pelotón”.  

Y ¿qué pasa con el paracetamol y el ibupofreno?

Otro analgésico sobre el que los médicos llevan tiempo advirtiendo efectos secundarios en el deporte es el paracetamol. A pesar de que hay estudios recientes, como el de la Universidad de Victoria en Australia, que analizó la evolución de varios deportistas tras la ingesta de este medicamento y concluyó que mejoraba el rendimiento, además de evitar que el cuerpo se sobrecalentara y el esfuerzo se sostuviera por más tiempo, otras voces científicas han empezado a cuestionarlo ya que relacionan el paracetamol con patologías cardiovasculares, incluso con algunos casos de infartos en carreras. Según el director médico de Medicina Responsable, Pedro Gargantilla, “los analgésicos quitan el dolor en los tendones y las articulaciones y ayudan a mejorar las marcas. Al mitigar el sufrimiento, hacen que el deportista siga compitiendo sin parar. Pero esto tiene una cara b. El cuerpo, cuando tiene una lesión, advierte con el dolor, si eliminamos ese dolor, por ejemplo, un esguince, con un analgésico como el paracetamol u otro opiáceo, lo que hacemos es no poner freno y tenemos el riesgo tener más lesiones musculares”.

Muñoz-Guerra lo explica así: “Uno de los motivos por los cuales estos compuestos deberían ir en la lista, podría ser el hecho de que la inhibición del dolor por el consumo de analgésicos puede provocar que la lesión sea mucho mayor, lo cual supondría un riesgo para la salud. Sin embargo, para que una sustancia esté en la lista de sustancias prohibidas en el deporte de WADA, deben darse dos de las tres siguientes condiciones: que aumente el rendimiento deportivo, que sea nociva para la salud y que atente contra el espíritu deportivo”.

El Ibuprofeno, por su parte, tiene su efecto secundario como cualquier otro antiinflamatorio no esteroideo, “pero no nos consta que mejore el rendimiento deportivo y, por supuesto, atente contra el espíritu del deporte”, añade Muñoz-Guerra.

 

 

 

 



Te puede interesar
lobectomia-pulmonar-toracoscopica-clave-malformaciones-pulmonares-congenitas-ninos
Lobectomía pulmonar toracoscópica, clave para curar malformaciones pulmonares congénitas en niños
fundacion-idis-innovacion-tecnologica
La innovación tecnológica, a debate en el comité de Innovación de la Fundación IDIS
suicidio-espana-ine
4.003 personas se suicidaron en España en 2021, el mayor registro desde que se tienen cifras