logo_medicina
Síguenos

Desmienten la creencia de que los alcohólicos aguantan mejor el alcohol

Un estudio demuestra que el deterioro cognitivo y mental de los bebedores experimentados duplica el de los consumidores no habituales

Compartir
Desmienten la creencia de que los alcohólicos aguantan mejor el alcohol

Por Eva Abajo

19 de junio de 2023

Existe la creencia de que las personas que beben alcohol con regularidad se vuelven menos sensibles a sus efectos perjudiciales. Sin embargo, esta idea no es del todo precisa. El consumo frecuente de alcohol ayuda a desarrollar la tolerancia, pero perjudica gravemente la salud de los bebedores habituales, a pesar de que su deterioro no sea perceptible. Los resultados obtenidos en una investigación, liderada por la Universidad de Chicago, confirman estas conclusiones. 

Según los resultados obtenidos en el estudio, los consumidores habituales, tras ingerir dosis altas de alcohol, mostraron un deterioro mental y cognitivo muy superior a las personas con una menor tolerancia ingiriendo las mismas cantidades. “A pesar de esta evidencia de tolerancia, cuando a los bebedores diagnosticados con trastorno de abuso se les administró una dosis muy alta de alcohol, su deterioro se duplicó con respecto al de los bebedores más ligeros”, afirmaron los investigadores.

En el estudio se analizaron los patrones de consumo recientes de los participantes, a través de entrevistas realizadas por personal especializado. Los participantes se dividieron en tres grupos: bebedores ligeros sin tendencia a emborracharse, bebedores sociales que se emborrachan todos los meses y bebedores diagnosticados con trastorno de abuso de alcohol. Unas horas después de consumir varias bebidas alcohólicas, los participantes se sometieron a varias pruebas, destinadas a valorar su capacidad cognitiva y su psicomotricidad. 

Cómo afecta el alcohol al cerebro 

El alcohol tiene un poderoso efecto en el cerebro. Su consumo libera endorfinas y aumenta la producción del neurotransmisor GABA, que favorece la sedación y el sentimiento de calma. 

El consumo continuado de alcohol induce a la degeneración neuronal y modifica la geometría del cerebro, de forma que se ven afectadas la capacidad de concentración, la regulación de las emociones y la capacidad de toma de decisiones. 

El abuso de alcohol puede causar daños permanentes en el hipocampo, alterando de forma permanente la capacidad del individuo para memorizar. Además, la ingesta habitual provoca descenso de los niveles de serotonina del cerebro y, a largo plazo, modifica de forma permanente el estado de ánimo de los consumidores. 

 



Te puede interesar
cnio-primera-coleccion-muestras-metastasis-cerebral
Investigadores del CNIO crean la primera colección del mundo de muestras vivas de metástasis cerebral
congreso-nacional-semergen-abre-puertas
El 45º Congreso Nacional de Semergen abre sus puertas
sube-la-incidencia-covid-en-plena-campana-de-vacunacion
Sube la incidencia Covid en plena campaña de vacunación