logo_medicina
Síguenos

¿Semana Santa al sol? Extrema las precauciones

Han llegado las vacaciones y con ellas, las primeras exposiciones al sol tras dos años de restricciones por la Covid

Compartir
¿Semana Santa al sol? Extrema las precauciones

Por Julia Porras

12 de abril de 2022

Tras dos años de encierros y restricciones, en los que nuestra piel ha estado más protegida que nunca, afrontamos las primeras vacaciones de Semana Santa tras la pandemia sin prohibiciones. Las ganas de sentarnos al sol y recargar las pilas son muchas, pero debemos extremar las precauciones si no queremos tener más de un problema de salud.

Nuestra piel cuenta con una sustancia, la melanina natural, que es la responsable de que nos pongamos morenos. Al darnos el sol producimos más melanina y la piel se oscurece. Pero también, es la que nos protege de los rayos ultravioletas, pero solo durante un tiempo.

Varios tipos de piel
Hay muchos tipos de piel. Se llaman fototipos y se determinan “por la capacidad de un individuo para pigmentarse y la facilidad que tiene de sufrir quemaduras”, nos explica el doctor Ignacio Sánchez Carpintero, jefe de la Unidad de Dermatología de la Clínica Dermatológica Internacional.

Pero todas sin excepción deben ser protegidas mediante cremas solares y sobre todo teniendo en cuenta su FPS o factor de protección solar.  

¿Qué es el FPS o factor de protección solar?
El FPS o filtro de protección solar es un concepto difícil de entender, pero que es importante conocer para comprar la protección eficaz para nuestro tipo de piel. El FPS, cuantifica el grado de protección de un filtro solar y se expresa por un índice numérico. “Se puede definir como el número de veces que hay que aumentar el tiempo de exposición solar en una piel protegida para que se produzca el mismo eritema (inflamación o rojez) que aparecería en esa misma piel sin protección”, explica Sánchez.

A nivel usuario, el FPS se puede explicar como el tiempo que una crema permanece de forma efectiva en nuestra piel, y que la protege de los rayos ultravioleta B.

Aunque son estos rayos ultravioleta B o rayos UVB los dañinos para nuestra piel, las cremas también deben protegernos de los rayos ultravioleta A, que penetran en capas más internas de la piel y provocan envejecimiento y problemas más graves como cáncer de piel.

Los FPS van desde el factor 6 hasta el 50 y más. Hay que elegir la crema solar con el FPS idóneo para nuestro tipo de piel. A mayor número, mayor protección.

Cómo usar bien el protector
La utilización del protector solar debe cumplir ciertos requisitos. “La piel debe estar limpia e hidratada y sin productos que contengan alcohol o perfumes. Se debe aplicar media hora antes de la exposición al sol y dependiendo de la actividad que se vaya a realizar (baño, deporte, etc…)”, dice Sánchez.

Además, es recomendable aplicar crema solar cada 3 horas aproximadamente y extenderla bien por todas las zonas, incluso aquellas a las que llegamos con dificultad o que podemos llegar a olvidar (algunas partes de la espalda, los pabellones auriculares, los pies…).

Pero, que no haya confusión, “el fotoprotector no es un procedimiento que nos permita prolongar la exposición solar sin ningún riesgo, por lo que las nomenclaturas como ‘pantalla total’ deberían ser eliminadas, porque crean una sensación de falsa seguridad”, asegura Sánchez.

Aunque el uso de protector es fundamental, debemos poner en marcha otros cuidados frente al sol, como evitar la irradiación durante las horas más fuertes, de 12 a 16 horas, y utilizar otros elementos de protección como sombreros, gorras y gafas de sol homologadas.

Qué hacer si nos quemamos
La quemadura solar produce una inflamación de la piel que se manifiesta con la aparición inicial de enrojecimiento. En casos graves pueden desarrollarse incluso ampollas, pero en todo caso, dependiendo del grado de quemadura y de la extensión, puede ser aconsejable acudir al dermatólogo. Una quemadura solar puede requerir el uso de medicación tópica e incluso oral.

“Si hemos sufrido quemaduras durante la infancia o juventud es conveniente realizar revisiones en el dermatólogo para evaluar la piel, en especial los lunares”, apunta Sánchez, puesto que “el efecto carcinogénico en la piel de la radiación solar está claramente demostrado y se puede manifestar con la aparición de tumores como el melanoma, entre otros”.

Si la quemadura es leve lo mejor es refrescar la piel e hidratarla con una crema o gel que tenga algún componente regenerador como el aloe vera y evitar de nuevo el sol sobre esa zona durante unos días.

Beneficios de disfrutar del sol
Aún así, disfrutar del sol es muy importante, ya que tiene múltiples beneficios para la salud. Tomar el sol diez minutos al día dos o tres veces por semana es beneficioso para nuestro cuerpo y nuestra mente. Estos son algunas de las ventajas de ponerse al sol:

  • Ayuda a sintetizar la vitamina D, necesaria para fijar el calcio a los huesos, por lo que previene el raquitismo y la osteoporosis. Además, gracias a esta vitamina se previenen los tumores. La vitamina D también ayuda a nuestro sistema inmunitario a estar mejor, así que después de un periodo en el que se ha tomado más el sol, se enferma menos.
  • Mejora el aspecto de la piel. Al tomar el sol producimos más melanina con lo que nos ponemos morenos y encima estamos protegiendo más nuestra piel. (Cuanto más oscura más protegida). Además, morenos estamos más guapos, o nos vemos mejor.
  • Se reducen los niveles de colesterol, porque la luz ultravioleta es necesaria para metabolizar el colesterol y así se pega menos a las arterias.
  • Favorece la circulación sanguínea periférica y es vasodilatadora porque lo que reduce la presión arterial.
  • Tiene efecto inmunosupresor, con lo que ayuda a mejorar algunas enfermedades de la piel, como la psoriasis, el acné o el vitíligo, entre otras. 
  • Mejora el estado de ánimo. En verano somos más felices y no solo por las vacaciones y es que  el sol ayuda a segregar más serotinina (la hormona de la felicidad).
  • Ayuda a dormir mejor. El sol influye en la melatonina, la hormona que segregamos para dormir, así que cuando hay sol estamos activos y despiertos y cuando se va nos entra más sueño.
    Tomar el sol sí, pero sin quemarse.



Te puede interesar
investigadores-confirman-que-la-covid-19-se-origino-en-el-mercado-de-animales-de-wuhan-1658916614177
Investigadores confirman que la Covid-19 se originó en el mercado de animales de Wuhan
seis-meses-despues-de-la-erupcion-del-volcan-de-la-palma-los-alergicos-siguen-manifestando-un-empeoramiento-de-sus-sintomas-1663243395183
Los alérgicos siguen empeorando en La Palma
gobierno-vasco-euskera-sanidad
El Gobierno vasco exigirá el uso del euskera en la sanidad