logo_medicina
Síguenos

Una vuelta al cole con más contagios por Covid y con más estrés

Además del estrés del inicio del curso escolar, los expertos prevén un aumento de los casos de gripe, de alergias y de COVID entre los alumnos

Compartir
imagen banner

Por Gema Puerto

6 de septiembre de 2022

Después de dos meses de parón vacacional empiezan las clases. Nuevas asignaturas, nuevos profesores y regreso a las aulas sin mascarillas y sin medidas excepcionales de control para evitar el SARS-CoV-2.

Este curso que comienza ya no se tomará la temperatura de los alumnos, ni de los profesores, ni será obligatorio lavarse las manos, ni mantener la distancia de seguridad entre las mesas. Como asegura Pedro Gargantilla, director Médico de Medicina Responsable, todas estas razones “podrían permitir previsiblemente un aumento de casos de bronquiolitis, de gripe, de alergias y de crisis asmáticas”.

Aunque no existen estudios que lo demuestren, desde que comenzara la pandemia el uso de mascarillas ha hecho disminuir ciertas patologías contagiosas propias de la edad infantil como: la faringitis, las enfermedades respiratorias y los catarros.

Con la decisión por parte del Ministerio de Sanidad de eliminar las medidas higiénico-sanitarias que se pusieron en marcha al inicio de la pandemia resulta difícil saber cómo “repercutirá la incidencia del Covid entre los menores este otoño, pero lo que si es seguro es que con esta séptima ola habrá mayores contagios, pero con síntomas más leves”, añade Gargantilla.

Ante esta situación, como cada inicio de curso, los pediatras recomiendan mantener al día el calendario de vacunación, con todas las inmunizaciones recomendadas por los pediatras para los niños y demás miembros de la familia. “Las vacunaciones del rotavirus (para lactantes menores de seis meses) y la gripe (a partir de los seis meses de edad) están incluidas en los calendarios vacunales oficiales solo para algunos niños de más riesgo; la del rotavirus, para los nacidos prematuros y la de la gripe para los que padecen otras enfermedades de riesgo (cardiopatías, inmunodepresión, etc.). Pero ambas vacunas pueden ser usadas en todos los niños, a la edad correspondiente de cada una, para mejorar la protección natural frente a estas infecciones”, asegura el doctor Hernández-Merino, portavoz de la Asociación Española de Pediatría en Atención Primaria.

Más nervios y estrés con el inicio del curso
El inicio del curso escolar también genera estrés y ansiedad, tanto en los padres, como en los adolescentes y los niños. Por eso, los especialistas del Instituto de Psiquiatría y Salud Mental del Hospital General Universitario Gregorio Marañón destacan que para afrontar el comienzo del curso escolar es importante favorecer la comunicación y convivencia familiar, gestionar bien el tiempo para que haya equilibrio entre ocio y tareas, fomentar hábitos de vida saludables, realizar un uso adecuado de las nuevas tecnologías, e implicar a los menores en la toma de decisiones para que afronten de la mejor forma posible el nuevo curso escolar.

Ana Espliego, psiquiatra infantil y de la adolescencia en el Hospital Gregorio Marañón, destaca que en estos primeros días de septiembre, los niños suelen estar un poco más nerviosos por el comienzo de las clases, y por eso, recomienda “retomar gradualmente las rutinas previas, con unos horarios más parecidos a los que va a tener el menor durante el año escolar. También debemos favorecer un espacio familiar para poder hablar de las cosas que les puedan preocupar a los niños y adolescentes, una buena idea puede ser planificar juntos horarios para buscar el equilibrio entre las tareas y las actividades lúdicas”.


Por su parte, la autora del libro “Relájate y Educa”, Amaya de Miguel, asegura que “el cambio de las vacaciones a la rutina del curso es un cambio fuerte para los niños, pero que en ocasiones, somos los adultos los que proyectamos nuestra ansiedad en los niños. Pensar en volver al trabajo produce “en los adultos un combinado de sensaciones y emociones negativas, que se trasladan a los niños y que no deben proyectarse en ellos. Hay que transmitir confianza e ilusión a nuestros hijos por volver a la escuela. El regreso a la rutina es proceso de cambio que va a durar una semana o dos. ¡No es algo permanente! Es un bache que vamos a vivir, y es mejor si lo aceptamos y vivimos con ligereza y sin dramatismos”.



Te puede interesar
noticia_relacionada
Los hospitales madrileños ya tienen los voluntarios para la cuarta dosis de Hipra
noticia_relacionada
SaludXCultura
noticia_relacionada
Cómo actuar frente a la viruela del mono