logo_medicina
Síguenos

Las superbacterias matan a 1,2 millones de personas al año

Las enfermedades resistentes a los antibióticos matan más que la malaria, el sida o el cáncer de pulmón

Compartir
imagen banner

Por Andrea Rivero

15 de marzo de 2022


La resistencia de las bacterias a los antibióticos es un problema cada vez mayor que amenaza la seguridad sanitaria. En el año 2019 causó 1,27 millones de muertes y de no frenarlo, en 2050 podrían llegar a las 10 millones, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Este problema es una amenaza mundial. Un estudio publicado en la revista The Lancet y realizado en 204 países ha concluido que las enfermedades resistentes a los antibióticos matan más que la malaria, el sida o el cáncer de pulmón.


Los antibióticos son fármacos capaces de destruir o de paralizar la multiplicación de las bacterias en el organismo ayudando al sistema inmunitario a eliminarlas. De acuerdo con Iván Espada, responsable del Área de Información del Medicamento del Consejo General de Farmacéuticos y miembro del Plan Nacional Resistencia Antibióticos, “los llamados antibióticos bactericidas van a causar la muerte directa de las bacterias por diferentes mecanismos. Y, por otra parte, los antibióticos bacteriostáticos impiden la multiplicación, lo que ayuda al control de la infección”. 


Aun siendo un medicamento tan beneficioso está originando un gran problema. El uso inadecuado de los antibióticos está causando que las bacterias desarrollen una fuerte resistencia a estos fármacos: las superbacterias. Según, María Jesús Escribano García, directora técnica del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid, las consecuencias de su mal uso pueden llevar a que las bacterias muten y cambien haciéndose resistentes y “entonces, será muy difícil combatir a esa bacteria y, por lo tanto, a la información que llevan”.


Los más afectados por este problema son los niños ya que su sistema inmune aún no está tan desarrollado y es más vulnerable ante las infecciones. Un 20% de los fallecidos eran menores de 5 años.


Las superbacterias en España
Los niveles de resistencia a antibióticos en España están por encima de los de muchos países europeos. Aunque todavía son inferiores a los de países como Grecia, Portugal e Italia. El estudio de The Lancet indica que la bacteria Acinetobacter baumannii, causante de la neumonía, la meningitis y la peritonitis entre otras, es la que tiene mayor incidencia en España.


Los datos del Plan Nacional frente a la Resistencia a los Antibióticos (PRAN) indican que 3.000 personas mueren cada año en España a causa de enfermedades resistentes. Espada apunta que “la resistencia a los antibióticos es un problema de salud pública de primer nivel. Las bacterias multirresistentes causan 33.000 muertes al año en Europa y generan un gasto sanitario adicional de unos 1.500 millones de euros”.


Este problema deriva en otros, los trasplantes de órganos, la quimioterapia, la prevención de infecciones o las cirugías correrían peligro y serían inviables debido a los grandes riesgos que se asumirían. No solo se agravarían los problemas en el ámbito estrictamente médico. Los animales son portadores de algunos microorganismos que pueden transferir a las personas y los antibióticos son fundamentales para evitar esto.  


Las causas
De acuerdo con Escribano, “se desarrollan las resistencias a los antibióticos por múltiples razones: no se toman adecuadamente, no se administran para las infecciones bacterianas, no se cumple el tratamiento de forma correcta, no se toman con la pauta adecuada o durante el tiempo necesario y, por último, se guardan para otra ocasión u otras personas”. Asimismo, hay que tener presente que no son analgésicos ni son eficaces contra los virus, por lo que no sirven para paliar enfermedades como la gripe o un resfriado.  


Los expertos insisten en la importancia de educar a la población sobre el uso de los antibióticos para evitar empeorar la situación. Escribano recalca que, “se pueden seguir desarrollando antibióticos nuevos, pero se tarda tiempo y las bacterias pueden ir más rápidas creando resistencias. Por ello, es muy importante seguir las recomendaciones y ayudar a evitar la aparición de bacterias resistentes”.  





Te puede interesar
noticia_relacionada
Piromanía, ¿qué hay detrás de este trastorno?
noticia_relacionada
Europa aconseja priorizar las vacunas adaptadas para mayores de 60 años
noticia_relacionada
Los médicos demuestran que la morfina para la insuficiencia cardíaca es perjudicial