logo_medicina
Síguenos

Cómo diferenciar la viruela del mono de la humana

Ambas enfermedades comparten síntomas, aunque no gravedad, pero también tienen algunas diferencias

Compartir
Cómo diferenciar la viruela del mono de la humana

Por Julia Porras

20 de mayo de 2022

La palabra viruela provoca terror, porque ha sido la enfermedad más letal de toda la historia de la humanidad. Más de 300 millones de personas perdieron la vida debido a la enfermedad provocada por el virus Variola Mayor en el mundo. Una enfermedad que se transmitía por la saliva y por la ropa y las sábanas.

La viruela humana es la única enfermedad erradicada gracias a una vacuna, desapareció oficialmente en 1980, año en el que se registró el último caso. Solo existen algunas muestras en laboratorio para seguir con su estudio.

Sin embargo, la humanidad no se ha librado de otro virus con el mismo nombre, pero distinto apellido, la viruela símica. La tan nombrada estos días, viruela del mono. Es una enfermedad rara que se da ya solo en zonas rurales de África central y occidental, cerca de las selvas tropicales, porque la transmiten monos y grandes roedores a través de la manipulación o ingesta de su carne.

Ambas patologías comparten síntomas, pero también se diferencian en varias cosas.

Síntomas Las dos viruelas comparten algunos de los síntomas como son la fiebre, que suele rondar entre 38º y 38,5º, el dolor de cabeza intenso, los dolores musculares y articulares (mialgias y artralgias), el cansancio extremo y la aparición de  las lesiones cutáneas o exantemas, que el síntoma más llamativo. Los exantemas o lesiones cutáneas primero aparecen en el rostro, luego se extiende por el resto del cuerpo, sobre todo por las palmas de manos y plantas de los pies, y pasan de ser lesiones planas a vesículas, que son ampollas llenas de pus. Después, durante los 21 días que pueden durar la enfermedad, aparecen las costras y posteriormente quedan las lesiones o cicatrices.

En el caso de la viruela humana las lesiones eran tan graves que provocaban incluso ceguera e infertilidad entre los afectados.

Sin embargo, hay una diferencia principal entre ambas, y es que la viruela del mono provoca linfadenopatía, que es inflamación de los ganglios linfáticos. Este síntoma es propio solo de la viruela de los simios.

Origen
La viruela humana se originó en el Neolítico y masacró a la humanidad durante varios siglos. De hecho, se vivieron varias pandemias, la última en el siglo XX con millones de víctimas. En el caso de la viruela símica se dio por primera vez en un niño de nueve años en 1970, en la República Democrática del Congo,  una región en la que la viruela humana se había erradicado dos años antes. En primavera de 2003 se confirmaron casos de viruela símica en EE.UU, y esta fue la primera vez que se detectaron casos fuera del continente africano. En esta ocasión fueron los perros de las praderas infectados por roedores importados de África los que transmitieron la enfermedad a los humanos.

Transmisión
La transmisión en ambas viruelas era muy similar, aunque la primera fue un virus de transmisión humana, nunca lo albergaron animales. La enfermedad histórica que mató a medio mundo se transmitía también a través de fluidos como sangre, líquidos corporales o lesiones de la piel o mucosas infectadas, y sobre todo a través de la ropa y de las sábanas. La viruela del mono, por el contrario, se transmite a humanos por la manipulación de carne de mono, ratas gigantes de Gambia o ardillas, que son los que suelen portar la enfermedad.

Sin embargo, la transmisión secundaria o de persona a persona es, al igual que la viruela humana, a través de contacto estrecho con secreciones infectadas de las vías respiratorias o lesiones cutáneas o con objetos contaminados con fluidos del paciente. Las gotículas respiratorias son el modo más común de transmisión, pero tiene que ser tras prolongados y profundos contactos cara a cara con el infectado.

Letalidad
La propagación de la viruela humana fue tan rápida y masiva que el virus infectó a niños, jóvenes y ancianos por igual. Sin embargo, la viruela del mono ataca mucho más a niños y jóvenes que no están vacunados de la viruela humana. De hecho es más grave en niños que en adultos.

Los casos aparecidos hasta ahora en Europa son casos de sintomatología leve o moderada y, de momento, no han necesitado ingreso hospitalario.

Otra gran diferencia entre las dos viruelas es su letalidad. La viruela humana tenía un 30% de tasa de letalidad, sin embargo, la símica provoca un 10% de mortalidad entre sus pacientes.

Tratamiento para infectados
Durante los brotes de viruela símica que se han dado en países africanos en las últimas décadas, el contacto estrecho con otros pacientes ha constituido una fuente de contagios, con lo que la única manera para reducir la infección es aislar a las personas infectadas durante los 5 a 21 días que aguanta el virus en el cuerpo.

Se habla de antivirales para su tratamiento, pero en el pasado no resultaron efectivos y al parecer podría volver a producirse la vacuna de la viruela si el número de casos en Europa aumentara de forma alarmante para prevenir la enfermedad.

La viruela empezó a matar cuando el hombre era casi mono y ahora una enfermedad de monos ataca a los humanos. Paradojas.



Te puede interesar
las-agresiones-fisicas-a-las-enfermeras-aumentan-un-30por-ciento-1654861876784
Las agresiones físicas a las enfermeras aumentan un 30%
cuanto-cuesta-ser-celiaco-en-espana-1651750123507
¿Cuánto cuesta ser celiaco en España?
cada-ano-mueren-espana-personas-epoc
Cada año mueren en España 18.000 personas por EPOC