logo_medicina
Síguenos

Descubren una relación entre la asfixia grave en el parto y la depresión infantil

Un estudio del Hospital Clínico y la UNED relaciona mayor riesgo de desarrollar síntomas depresivos en la infancia en recién nacidos con asfixia grave en el parto

Compartir
Descubren una relación entre la asfixia grave en el parto y la depresión infantil

Por Julia Porras

8 de abril de 2022

El estudio, llevado a cabo por neonatólogos y psicólogos del Hospital Clínico San Carlos y de la Universidad de Educación a Distancia (UNED), revela que los recién nacidos que sufren asfixia moderada o grave durante el parto tienen mayor riesgo de sufrir síntomas depresivos entre los tres y los seis años de edad. Estos niños fueron tratados en su mayoría con el método de la hipotermia inducida, que consiste en reducir la temperatura corporal del neonato de forma controlada (a 33º o 34º), entre las primeras seis y 72 horas de vida, seguida de un recalentamiento lento.

En el estudio participaron 29 niños, 14 de los cuales sufrieron asfixia moderada o severa en el parto y otros 15 sanos que formaron parte del grupo de control

 

Desórdenes emocionales
Los desórdenes emocionales, sin embargo, pueden pasar desapercibidos porque “pueden confundirse con comportamientos propios de la edad del niño. El menor que sufre una depresión puede mostrar mayor agresividad o algún otro rasgo de la personalidad que habitualmente se entiende como cosas de niños, sin estar diagnosticado como cuadro psiquiátrico, porque muestran una sintomatología sutil. Este tipo de alteraciones no había sido descrito hasta ahora en niños que sufrieron una asfixia al nacer”, explica el jefe del Servicio de Neonatología del Hospital Clínico San Carlos, José Martínez Orgado.

 

Intervención temprana
Por ello, una intervención temprana resulta muy conveniente cuando se empiezan a observar estos síntomas, ya que “cuanto antes se detecten, menor riesgo de secuelas existirá en el desarrollo y la evolución del niño al pasar a edad juvenil y adulta”, asegura la psicóloga del Servicio de Neonatología del Hospital San Carlos, Isabel Cuéllar Flores.

 

También se ha observado que la evolución de estos niños a partir de los seis años,  puede repercutir en su rendimiento escolar y en su recuperación funcional y cognitiva.

 

No obstante, si los problemas emocionales o de comportamiento en los pacientes se agravaran, esta primera intervención se intensificaría y se coordinaría con otros especialistas como los psiquiatras infantiles.

 

 



Te puede interesar
"la-sanidad-privada-tiene-su-lugar-y-ese-lugar-se-lo-ha-dado-el-ciudadano"-1651666393472
“La sanidad privada tiene su lugar y ese lugar se lo ha dado el ciudadano”
nuevo-tratamiento-ceguera-hereditaria
Avanzan en un nuevo tratamiento para tratar la ceguera hereditaria
china-ola-de-contagios-tras-fin-politica-cero-covid
China vive una ola de contagios tras el fin de su política de Covid cero