logo_medicina
Síguenos
El Fonendo

Del ligue a la gonorrea

Compartir

Por Luis del Val

4 de septiembre de 2023

El aumento de las infecciones de transmisión sexual sigue en España su marcha triunfal desde hace 20 años, y no lleva camino de remitir. En tres cuartos de siglo hemos pasado de la extendida tontería de admitir que la masturbación dejaba ciegos a sus practicantes, a un entusiasmo iniciático donde parece que prescindir de la virginidad en edades tempranas viene a ser algo obligatorio. Hasta tal punto se considera una cualidad, que abundan las chicas y los chicos que mienten sobre sus experiencias sexuales, porque consideran que, de no falsearlas, pueden ser excluidos del grupo o de la tribu. En un momento, en que la educación emocional es tan importante, puede resultar desastroso acelerar un proceso natural, como sería desastroso, y de terribles con secuencias, despreciar a quien con quince, dieciséis o diecisiete años, no conduce automóviles sin tener carnet de conducir. ¿Se lo imaginan? Accidentes constantes, piernas rotas, mutilaciones y alguna que otra muerte. En mi opinión, el destrozo más terrible es acercarte al sexo como una especie de obligación iniciática, tal que si el placer de beber, consistiera en coger una borrachera cuanto antes para ser admitido en la pandilla. Claro que también hay otro perjuicio, no menor, el físico, con el contagio de alguna enfermedad. Además, puede suceder que la persona que te ha obsequiado con una gonorrea, no sepas ni dónde vive, debido a la celeridad de los contactos, donde a través de las redes, podemos, en diez minutos, concertar un polvo o quedar con un fontanero. Eso aumenta la extensión de la enfermedad, porque el obsequiado u obsequiada con la gonorrea extenderá la infección con sus próximas parejas, y el rastreo necesario para atajarla se hace difícil porque se practica el sexo sin saber con quién. Ni una palabra respecto a la moral, porque ese no es nuestro objetivo. Pero es irresponsable practicar el sexo sin precauciones, como lo sería conducir sin carnet y con las luces apagadas. ¡Ah! Y los que tienen pareja estable y han sido contagiados y, contagian a sus parejas, a ver cómo les explica que ese picor tiene que ser tratado por un especialista en enfermedades venéreas. 



Te puede interesar
biologos-estadounidenses-premio-princesa-asturias-investigacion-cientifica-tecnica
Los científicos Gordon, Greenberg y Bassler, Premio Princesa de Asturias de Investigación
pacientes-infantiles-ingresados-hospital-reyes-magos
Los niños ingresados en el Hospital 12 de Octubre reciben la visita de los Reyes Magos
la-covid-que-no-acaba
La Covid que no acaba