logo_medicina
Síguenos
El Fonendo

El acoso escolar mata

Compartir

Por Luis del Val

9 de abril de 2024

Un médico no puede resucitar el cuerpo de un niño que acaba de suicidarse. Es irreversible, y el final de una cadena de descuidos, que tiene su inicio en la frivolidad de los centros escolares, prosigue en la atención de los padres más centrada en sus avatares profesionales que en la familia, y en el martilleo de las redes sociales, donde los verdugos infantiles continúan insultando a la víctima, fuera del horario escolar. El niño acosado, antes, salía de la escuela y se terminaba el acoso. Ahora, regresa a su casa y, en el móvil y en el ordenador, están los acosadores sin dar tregua. El suicidio es la primera causa de muerte entre los jóvenes de 12 a 29 años. No es una broma. Cuando un educador comenta que eso son cosas de niños, me encolerizo, me enfado, me sublevo contra esa superficialidad de la que he podido se cómplice, porque come he comentado en más de una ocasión soy un huido de la enseñanza. Educadores, padres, incluso amigos deben formar una piña de noble información y preocupación. Hablamos mucho de la salud mental, pero hablamos menos de las responsabilidades que la sociedad contrae con un menor:y sus padres, sus amigos y sus educadores deben mantenerse vigilantes. Porque un médico ante el cuerpo de un niño que se ha matado porque no podía soportar la presión, no puede hacer otra cosa que extender un certificado de defunción.



Te puede interesar
enfermera-c1
El trato a la enfermera que criticó el C1 en catalán es “inaceptable”
congreso-canarias-fonendo
Congreso Canarias
tirita-inteligente-detecta-infartos
Crean una tirita inteligente que detecta infartos y hemorragias