logo_medicina
Síguenos
El Fonendo

Enfermedades y blandenguerías

Compartir

Por Luis del Val

27 de enero de 2023

Desde el siglo pasado, se utilizaba el término “depre” para definir que uno estaba triste, o contrariado, o desanimado. Ninguna expresión es inocente, y parecía que haber sufrido un pequeño disgusto te llevaba a la “depre”, como una especie de atrio o de entrada hacia la depresión.  He comprendido que eso era una frivolidad, porque la depresión es una grave enfermedad que puede llevar a la autodestrucción, y la superficialidad siempre va contra la salud.  Y creo que ha habido una extensión de esta trivialización, porque parece que tenemos a un par de generaciones que, ante las dificultades normales de la vida, los tropiezos, las equivocaciones o la escasa afectividad del medio laboral, parece que requieren la inmediata ayuda de un psiquiatra o de un psicólogo. No quiero arrebatarles clientes, pero la vida está llena de contrariedades, desamores, desafectos, problemas y situaciones difíciles a las que todos nos tenemos que enfrentar muchas veces a lo largo de la vida. Vivir es luchar. Y estar triste por no haber conseguido un objetivo, no es para comprar un masaje mental, sino para levantarse y luchar como se ha hecho siempre. Y se seguirá haciendo. Afirmar que estás enfermo por un desengaño, o una desilusión, puede ser tan peligroso como definir que el leve catarro es una neumonía, y el grano que te acaba de salir un cáncer de piel. 



Te puede interesar
hay-mas-personas-esperando-operacion
Más de 742.500 personas esperan una operación en la sanidad pública española
tres-casos-viruela-mono-sevilla
Confirman tres casos de viruela del mono en Sevilla, entre ellos un menor
impresion-3d-retina-ceguera
Imprimen tejido ocular en 3D para estudiar enfermedades degenerativas de la retina